El presunto asesino de Saray confiesa y el juez lo manda a prisión

El magistrado de la capital grancanaria Javier García Sotoca ha ordenado en la mañana de este jueves, 12 de noviembre, el ingreso en prisión incondicional comunicada del joven grancanario de 18 años Alberto M.P. como autor confeso del asesinato de la estudiante palmera Saray González, fallecida de muerte violenta en su piso de estudiante de la calle capitalina de Pérez del Toro el martes 27 de octubre.

Según ha podido saber este periódico, tanto en la sede policial el miércoles por la tarde como en la mañana del jueves en la ciudad de la Justicia el joven, estudiante de primero de informática en la ULPGC, confesó el crimen y explicó que la había matado en un arrebato de ira porque ella se había quejado de que hacía ruido con su ordenador y no le dejaba estudiar para un examen inminente.

Al parecer, Alberto, que vive en el piso inferior al de la víctima por ser de la familia propietaria del edificio -su padre era el casero de Saray- admitió que la relación con la joven palmera de 27 años no era buena y que eran constantes los roces vecinales.

Fuentes de la investigación no descartan que el juez ordene el reconocimiento del homocida confeso por los médicos y psicólogos forenses para determinar un posible trastorno mental.

En fuentes policiales y judiciales se da por prácticamente cerrada la investigación, ya que además de la confesión existen pruebas de ADN  que ubican al acusado en la escena del crimen de forma indubitada.