El presidente portugués envía al Constitucional la ley de matrimonio homosexual

13/03/2010

El presidente de Portugal, Aníbal Cavaco Silva, ha enviado al Tribunal Constitucional la ley del matrimonio homosexual aprobada el pasado febrero en el Parlamento para su revisión.

La Presidencia de la República anunció hoy "la revisión preventiva de la constitucionalidad" en cuatro de los artículos de la norma que permite el matrimonio civil entre personas del mismo sexo.

Este requerimiento de Cavaco Silva fue acompañado del parecer de un jurista portugués, Diogo Freitas do Amaral, según aclaró la Presidencia.

El único artículo del decreto n.§ 9/XI de la Asamblea de la República que el presidente no ha sometido a la revisión del Constitucional es el 3§, que niega la posibilidad de adopción a los matrimonios del mismo sexo.

Sobre el resto Cavaco Silva ha considerado oportuno que el Tribunal se pronuncie acerca de su constitucionalidad.

El artículo 1§ establece que "la presente ley permite el matrimonio homosexual entre personas del mismo sexo", el 2§ alude a la alteración del Código Civil para retirar la alusión a la diferencia de sexo y a las palabras marido y mujer.

Los otros dos artículos enviados al Constitucional son el 4§, que establece la revocación del artículo Código Civil que establece que el matrimonio entre personas del mismo sexo es inexistente y el 5§, que sostiene que "todas las disposiciones legales relativas al matrimonio deben ser interpretadas a la luz de la presente ley".

Según lo establecido en la Carta Magna portuguesa, el Tribunal Constitucional debe pronunciarse en el plazo de 25 días sobre la solicitud de revisión preventiva de la norma.

La ley del matrimonio homosexual fue aprobada el pasado 11 de febrero en la Asamblea de Portugal, con los votos a favor del gobernante Partido Socialista (97 diputados), el Bloque de Izquierda (16), el Partido Comunista (13) y los Verdes(2).

De los 230 diputados que componen el Parlamento luso se abstuvieron seis diputados del Partido Socialdemócrata -que cuenta con 81 escaños- y el resto de la formación así como el conservador CDS-PP (21 diputados) votaron en contra.

Tras su aprobación en el Parlamento, la ley podría entrar en vigor siempre y cuando el presidente del país y líder histórico del Partido Socialdemócrata la promulgue, para lo que cuenta con un plazo de cuarenta días.

La norma retira del Código Civil la expresión "de sexo diferente" en la definición de matrimonio y mantiene la imposibilidad de adopción por parte de personas del mismo sexo.

"Matrimonio es el contrato celebrado entre dos personas que pretenden constituir familia mediante una comunión de vida", prevé el texto, en el que se indica que "las alteraciones introducidas en la presente ley no implica la admisión legal de adopción por personas casadas del mismo sexo".

La legalización del matrimonio entre personas del mismo sexo era un compromiso electoral del primer ministro el socialista José Sócrates, quien en 2008, rechazó una propuesta del Bloque de Izquierda y del Partido de los Verdes en este sentido por "no estar en la agenda política".

En caso de veto, la norma tendría que regresar a la Asamblea de la República y ser aprobada por mayoría absoluta para su entrada en vigor.