El presidente hace hueco en su agenda para aplacar la crisis con los cabildos

Almudena Sánchez
ALMUDENA SÁNCHEZ

El presidente del Gobierno, Paulino Rivero, ha hecho un hueco en su agenda a los máximos responsables de los cabildos el próximo día 20. El objetivo es escuchar sus acusaciones e intentar cerrar la crisis institucional que las corporaciones insulares han abierto al sentirse ninguneadas por el Ejecutivo. Éste rechaza las críticas.

La conferencia de presidentes que exigieron los máximos responsables de los cabildos no podrá celebrarse antes del día 20 dado que el proceso de abdicación de Don Juan Carlos ha «complicado» la agenda de Paulino Rivero, explicó ayer el portavoz del Gobierno, Martín Marrero.

En cualquier caso, el presidente dará audiencia a los cabildos sin reconocer ni una sola de las acusaciones que vierten contra él.

En la última reunión de la Federación Canaria de Islas (Fecai), el presidente de turno y uno de los expulsados por el Partido Socialista Canario (PSC) en La Palma, Anselmo Pestana, denunció que algunos proyectos de ley que han entrado en el Parlamento lo han hecho sin tenerles en cuenta.

Martín Marrero lo negó tajantemente tras la reunión del Consejo de Gobierno. «Se puede comprobar, incluso en los propios procedimientos legislativos que se han llevado a cabo que se ha pedido la opinión de los cabildos y estos han ido respondiendo», replicó.

El portavoz puso como ejemplo el proyecto de ley de creación de la agencia tributaria canaria, en cuyo órgano de dirección se han incluido a las corporaciones insulares después de que éstas lo solicitaran.

Sin embargo, la Fecai no comparte esa misma impresión. De hecho, hace un par de días anunció que los presidentes no irán a la Comisión General de Cabildos que estaba convocada para el próximo día 16 de junio en el Parlamento.

De esta forma, los siete mandatarios protestan por el recorte que, según ellos, ha aplicado el Gobierno en sus competencias.

Cabe recordar que ésta no es la primera vez que los cabildos adoptan medidas contundentes frente al Gobierno.

El reparto de la recaudación derivada de los impuestos del Régimen Económico y Fiscal (REF), en los primeros años de la crisis, o la infradotación de las competencias transferencias han sido los temas que de forma recurrente han marcado crisis institucionales como la de días pasados.

De hecho, la primera conferencia de presidentes que convocó Paulino Rivero con los cabildos data de 2008.

A lo largo de este año, no se ha celebrado ninguna a pesar de que el Gobierno ha empezado a tramitar dos leyes que afectan de lleno a las administraciones locales: la de los propios cabildos y otra de municipios canarios. Aparte están otros textos como el de armonización y simplificación en materia del territorio, por ejemplo.