El 'planking' aterriza en Lanzarote

ETIQUETAS:

Gracias a las redes sociales, 300 residentes en Lanzarote se han aficionado al planking, actividad consistente en hacer figuras acrobáticas en sitios insospechados. Algunos se citaron ayer tarde en el Charco de San Ginés de Arrecife, por el día mundial de la disciplina.

El fenómeno, nacido en Australia, se ha extendido en Lanzarote en cosa de pocos meses, según aseveró Carlos Martínez, portavoz del colectivo Lanzaroteplanking, entidad que cuenta con cuenta propia en Facebook y página en Internet. En estos soportes se incluyen las imágenes que aportan los deportistas, siempre y cuando esté claro que no han pasado por algún peligro. «Dejamos todas las imágenes, excepto las de riesgo», explicó Martínez, considerando como riesgo cualquier acción a más de metro y medio de altura, o bien hecha sobre elementos inadecuados, como un vehículo en marcha.


Para hacer planking solamente valen posturas mirando hacia el suelo. No se aceptan como apropiadas las poses mirando hacia arriba. Y siempre con la máxima de que «hay que estar muy tranquilo, relajado y consciente de lo que haces». Es decir, valores propios de personas en una buena condición física y mental, aspectos que se promoverán al tiempo de pedir que sea disciplina olímpica.


Hasta tanto pueda llegar el reconocimiento, los practicantes lanzaroteños siguen compitiendo sanamente por ver quién protagoniza el ejercicio más difícil con el mejor escenario. Y con dos retos especialmente definidos, concretó ayer a CANARIAS7 el portavoz de Lanzaroteplanking. De un lado, una propuesta curiosa pasa por elaborar un catálogo de imágenes tomadas en los diversos puntos de la red de los Centros de Arte, Cultura y Turismo del Cabildo de Lanzarote. Por otro, «estamos locos por ver quién es el primero que consigue», aludió Martínez, en referencia a posar de manera acrobática a lomos de alguno de los camellos que pasean por el Parque Nacional de Timanfaya.


Cabe señalar que la entidad lanzaroteña está abierta a todos los socios posibles, en aras de dar la máxima difusión a una disciplina en que hay cabida para todo tipo de gente, siempre que haya ganas de pasar un buen rato.