El periódico 'El Día' anima a participar en la manifestación contra la inmigración

29/10/2006

  El periódico El Día inicia su editorial de hoy, domingo, abordando la convocatoria de manifestación contra la inmigración y animando claramente a participar en ella. En el editorial se asegura que la convocatoria no obedece a posturas racistas.

El texto del editorial dice así: "No al racismo, no a la xenofobia, pero sí rotundo a la lícita manifestación de hoy, que partirá a las 11:00 horas del parque de La Granja de la Capital tinerfeña, en solicitud de un control efectivo de la inmigración que desborda poblacionalmente nuestras Islas. Defendamos a Tenerife, defendamos a Canarias. Debemos salvar las Islas de la "inundación" para que puedan recobrar así su idiosincrasia, su carácter. Aún hay tiempo para conseguirlo y para dibujar un futuro mejor a las generaciones venideras.

 

TENERIFE ha acogido con cariño y hospitalidad, a lo largo de los tiempos, a todos los extranjeros que han visitado la Isla como turistas o que han decidido fijar aquí su residencia. De ahí que formen parte de nuestra sociedad ingentes colonias, como la hindú, la británica o la alemana, muy apreciadas por nuestro pueblo. Por tanto, nunca le han preocupado al tinerfeño el color ni la raza de quienes venían, en todo caso su comportamiento, si era violento o delictivo, o, si se quedaban para largo, la asimilación y el respeto de las costumbres locales.

ha acogido con cariño y hospitalidad, a lo largo de los tiempos, a todos los extranjeros que han visitado la Isla como turistas o que han decidido fijar aquí su residencia. De ahí que formen parte de nuestra sociedad ingentes colonias, como la hindú, la británica o la alemana, muy apreciadas por nuestro pueblo. Por tanto, nunca le han preocupado al tinerfeño el color ni la raza de quienes venían, en todo caso su comportamiento, si era violento o delictivo, o, si se quedaban para largo, la asimilación y el respeto de las costumbres locales. En los últimos años, sin embargo, los puertos y aeropuertos del Archipiélago han sido testigos mudos de la llegada masiva de falsos turistas de los cinco continentes que han establecido su residencia de manera definitiva en este escasísimo suelo insular. Son, técnicamente, inmigrantes ilegales, como lo son los africanos que arriban a nuestras costas en pateras o cayucos, aunque éstos son repatriados a sus países de origen.

Así empezó una verdadera invasión ?aunque otros prefieran eufemismos como avalancha, oleada, riada y otras metáforas inspiradas en la naturaleza?, porque el número de los instalados aquí de forma ilegal es, desde entonces, tan enorme en proporción al territorio y a la población local que se ha puesto en peligro la permanencia en su propio solar de los canarios de ahora y de las generaciones futuras.

Nunca hemos sido ni seremos racistas o xenófobos, como algunos se empeñan en vociferar, sino defensores a ultranza de Tenerife y de nuestra tierra canaria. Y por ello, como hemos reiterado durante las últimas semanas, apoyamos la manifestación convocada para hoy por la Confederación Canaria de Asociaciones de Vecinos (Concave) y por la Fundación Identidad Canaria.

Ante las mentiras y las descalificaciones de algunas formaciones políticas y de "juntaletras" procanariones con problemas de verborragia, nosotros aportamos argumentos y poderosas razones por las que acudir a una marcha cívica que, como todos sabemos, es lícita y lógica en un Estado libre y de Derecho y que además ha sido autorizada por la Delegación del Gobierno en Canarias.

Con ello, no queremos decir que estemos en contra de los inmigrantes, sino que es justo y necesario establecer límites al incremento poblacional desmesurado, nada más. No pretendemos mezclar conceptos ni confundir a las gentes, sino, sencillamente, exponer que las Islas tienen una capacidad de carga y que no pueden desbordarse. Por el bien de todos. Estas son algunas de nuestras razones para el apoyo a la marcha reivindicativa y pacifista, y otros datos de interés publicados por los medios de comunicación:

* La inmigración irregular, según los estudios, conduce a condiciones sociales peligrosas.

* Canarias sólo cuenta con el 49,52 por ciento de suelo apto, y el suelo urbano y urbanizable para usos económicos y residenciales es sólo el 22,2 por ciento, lo que plantea riesgos evidentes de saturación.

* Las Islas presentan un elevado índice de desempleo (129.000 parados en diciembre de 2005) y aflora alarmantemente la economía sumergida.

* La población de Canarias, calculada sobre el suelo apto para usos, es de 640 personas por cada hectárea, que se eleva hasta la espectacular cifra de 2.863 personas.

* La población extranjera en Canarias es del 11,4 por ciento del total a 1 de enero de 2006.

* Canarias ha triplicado la cifra de extranjeros en cinco años. En Santiago del Teide, por ejemplo, suponen ya el 51,6 por ciento.

* Dos de cada diez trabajadores en las Islas son extranjeros.

* Los permisos de trabajo para extranjeros crecieron un 64,4 por ciento en 2005.

* El 14,5 por ciento de los nacimientos en las Islas en 2005 fueron de madres extranjeras.

* La inmigración que llega a Canarias le cuesta a España 40 millones de euros en el período 2005-2008, según la Dirección General de la Policía.

* Los poderes públicos del Estado no regulan los flujos que llegan a las Islas.

* La Unión Europea no dispone de un sistema de protección eficaz y permanente para hacer frente a las avalanchas incontroladas.

* Los países desarrollados, que son los que deben prestar ayudar efectiva a los países de origen de los inmigrantes irregulares, se lavan las manos o se limitan a enviar auténticas limosnas.

* Las Islas deben afrontar, con rigor y urgencia, su propia sostenibilidad y equilibrio poblacional.

* No nos pueden tratar como un territorio continental con capacidad ilimitada de espacio disponible para construir más y más viviendas. Es necesario establecer límites racionales y sostenibles a la entrada de población en Canarias.

PODRÍAMOS SEGUIR con argumentos a favor de la manifestación de hoy, pero todo se resume en una idea: defender nuestras islas; que se regule la entrada de extranjeros no comunitarios, y que se busquen fórmulas para eludir la superpoblación. ¿Es que acaso cuando los canarios viajamos a otro país no pasamos un control de frontera? Por cierto, los que han entrado como falsos turistas ¿se van a quedar por siempre aquí?, ¿no se les va a hacer un seguimiento para devolverlos a sus países?

con argumentos a favor de la manifestación de hoy, pero todo se resume en una idea: defender nuestras islas; que se regule la entrada de extranjeros no comunitarios, y que se busquen fórmulas para eludir la superpoblación. ¿Es que acaso cuando los canarios viajamos a otro país no pasamos un control de frontera? Por cierto, los que han entrado como falsos turistas ¿se van a quedar por siempre aquí?, ¿no se les va a hacer un seguimiento para devolverlos a sus países? Como colofón decimos que los habitantes de América Latina, África entera y de Europa del Este son cientos de millones. Preguntamos a los que nos acusan y promueven el que puedan venir todos libremente a Canarias: ¿caben aquí todos esos cientos de millones de personas?"