El Parlamento elimina la obligación de las renovables en suelo rústico

15/03/2017

Los grupos parlamentarios decidieron ayer suprimir la obligación que se contempla en el Proyecto de Ley del Suelo de que las nuevas edificaciones que se levanten en suelo rústico deberán dotarse de energías renovables para el autoconsumo. Los ponentes reconocen que la medida es «poco viable».

El diputado del Partido Popular (PP), Miguel Jorge Blanco, logró ayer convencer al resto de los grupos parlamentarios para que apoyaran su enmienda que suprime la obligatoriedad de que las nuevas edificaciones que se construyan sobre suelo rústico se doten de energías renovables para el autoconsumo.

Jorge consideró un «disparate» el artículo 73 del Proyecto de Ley del Suelo y el resto de los grupos, salvo el de Podemos, admitieron que la medida era «inviable».

Coalición Canaria (CC) planteaba en una de sus enmiendas al mismo artículo una «solución intermedia», como la calificó el diputado conservador: «esta obligación no será exigible cuando la conexión a la red general se realice de forma soterrada sin afectar significativamente al suelo rústico colindante». Pero no convenció a la ponencia así que terminó por retirarla.

El ponente del PP también mostró su satisfacción al ver apoyada otra de sus enmiendas, la referida al fondo económico que se reconoce en el proyecto de ley de «compensar por conservar» el paisaje.

Miguel Jorge planteó suprimir «todas las referencias que hay a lo largo del texto del Gobierno», pero el Partido Socialista Canario (PSC) y Nueva Canarias (NC) se opusieron a pesar de que ambos suprimieron mediante sendas enmiendas el artículo en el que se establecen los principios de dicho fondo.

La diputada socialista, Nayra Alemán, precisó que «nosotros planteamos el ámbito insular del fondo», aunque dio a entender poca convicción en su enmienda. De todos modos, hoy continuará la reunión de la ponencia.