El Observatorio de la Salud de la Mujer del Ministerio de Sanidad y Consumo asesorará a los científicos españoles que quieran investigar sobre salud y género

14/08/2007

El Observatorio de la Salud de la Mujer del Ministerio de Sanidad y Consumo asesorará y dará soporte metodológico a los grupos de investigadores españoles interesados en mejorar el conocimiento científico sobre la salud de las mujeres. El objetivo que persigue esta nueva línea de financiación es que dichos proyectos tenga una mayor calidad metodológica y puedan ser difundidos en revistas científicas de prestigio.

Esta nueva aportación de 800.000 euros se suma al millón y medio de euros con los que el Observatorio, en el marco del Plan de Calidad para el SNS, financia propuestas de investigación en salud con un enfoque de género dentro de la convocatoria 2007 de ayudas generales a la investigación biomédica y en ciencias de la salud del Fondo de Investigaciones Sanitarias (FIS), que publicará el Instituto de Salud Carlos III en septiembre.

La investigación científica en el mundo ha dedicado tradicionalmente más esfuerzos al estudio de la salud de los hombres que a la de las mujeres. Esta falta de atención a las peculiaridades de la salud de la mujer ha hecho que desde la UE y la Organización Mundial de la Salud se hayan realizado recomendaciones para mejorar esta situación.

El Ministerio de Sanidad y Consumo, atendiendo a dichas recomendaciones internacionales y en el marco de promoción de la igualdad emprendida por este Gobierno desde el inicio de la Legislatura, viene financiando desde el 2005 una línea prioritaria de investigación en salud y género en las convocatorias del Instituto de Salud Carlos III, aportando 1,5 millones de euros cada año.

Evaluación de anteriores convocatorias

A comienzos de este año, el Observatorio y el Instituto de Salud Carlos III realizaron una evaluación de las convocatorias 2005 y 2006 y un estudio de las dificultades y necesidades que tienen los equipos de investigación interesados en estos temas, que son en su mayoría mujeres.

Dichos análisis concluyen que las personas que podrían ser investigadoras principales y los equipos interesados en desarrollar estos proyectos, necesitan apoyo metodológico para poder presentar propuestas de mayor calidad y desarrollar investigaciones que puedan difundirse en revistas científicas de prestigio. La razón de que necesiten ese apoyo es que se trata de equipos emergentes, debido, en general, a que la investigación en salud de las mujeres y en género es un tema reciente, no consolidado todavía.

Desigualdades de género

Las convocatorias realizadas hasta ahora suponen un incentivo a la investigación sobre problemas específicos de salud de las mujeres (cáncer de mama y ginecológico, síntomas de la menopausia, depresión, anorexia o fibromialgia), sobre calidad de vida y la salud mental de las mujeres con patología crónica, sobre interrupciones voluntarias del embarazo, sobre efectividad de la atención al embarazo y al parto, sobre el origen de las diferencias existentes en el estado de salud de hombres y mujeres y sobre la mejora de los sistemas de información para permitir el análisis de género.

También se han tenido en cuenta las necesidades especiales de investigación en temas emergentes como la salud de las mujeres inmigrantes, y la prevención y la atención a la violencia de género en los servicios sanitarios.