El movimiento feminista llama a participar en un paro internacional el 8M

EFE

El Movimiento Feminista de Madrid ha hecho un llamamiento a participar en un paro internacional convocado en 46 países el 8 de marzo para denunciar el desigual reparto del empleo y los trabajos de cuidados, así como exigir el fin de las violencias machistas. Las organizaciones feministas pretenden unir fuerzas en un "grito común" y una huelga en empleo y estudios, cuidados y consumo, según ha señalado Inés Gutiérrez, de la Comisión 8 de Marzo, que promueve la manifestación de Madrid con motivo del Día Internacional de la Mujer. De 12:00 a 12:30 invitan a las mujeres "a salir a las puertas de sus centros de trabajo" en todo el Estado y en todos los sectores, exhibiendo brazaletes de color morado para mostrar su adhesión al paro, según ha explicado Chelo Hernández, portavoz de la Comisión. Las estudiantes se sumarán a la iniciativa en los campus de las principales universidades madrileñas, como la Autónoma, la Complutense, la Carlos III y la Politécnica. En los hogares, el 90 % de las tareas diarias recaen en las mujeres, por lo que uno de los objetivos de esta convocatoria es que sean los hombres quienes desempeñen esas labores durante todo el 8 de marzo. Además, sugieren a las mujeres para que el próximo miércoles sea "un día sin compras" y utilicen el transporte público como muestra de rechazo a las políticas neoliberales. El Movimiento Feminista de Madrid ha convocado el 8 de marzo a las 19:00 horas una manifestación que discurrirá desde la plaza de Cibeles hasta la plaza de España con el lema "Juntas y fuertes, feministas siempre. Paro internacional contra el heteropatriarcado". Gutierréz ha explicado que el lema de este año pretende olvidar la idea de "victimismo y vulnerabilidad" y apostar por "una actitud de propositiva y de lucha" para "cambiar el mundo y mejorar las condiciones de vida de mujeres y hombres". Entre sus reivindicaciones, destacan la lucha contra todas las violencias machistas "invisibles y cotidianas" que matan a miles de mujeres en todo el mundo y que están detrás de otras violencias relacionadas con la diversidad sexual y de género. También ponen de relieve los problemas de empleo, cuidados y empobrecimiento de las mujeres y cómo las políticas de recortes de servicios públicos y de austeridad han supuesto un empeoramiento de sus condiciones de vida, puesto que han asumido los trabajos de cuidados que son "invisibles y poco valorados". Igualmente, reclaman que se garantice la acogida de todas las personas que deseen migrar y denuncian la situación de las mujeres refugiadas por su especial vulnerabilidad. Otra de sus demandas hace referencia a una educación laica, pública y gratuita con currículos feministas que pongan de relieve el papel de las mujeres en la historia. Al término de la marcha, acudirán a la Puerta del Sol para apoyar a las mujeres de la Asociación Ve-la luz que están en huelga de hambre desde el pasado 9 de febrero por su "valentía" para exponer "sus cuerpos y sus vidas" a favor "una conquista colectiva" como la lucha contra la violencia machista.