El mayor vertido en los últimos 20 años

16/10/2007

Los monos blancos , el intenso olor mareante y el color negruzco de la costa recordaban ayer la catástrofe del Prestige. Sin llegar a aquellas dimensiones, pero con repercusiones importantes, el vertido de Las Gaviotas es el mayor de los habidos en dos décadas en la capital grancanaria.

La playa de Las Gaviotas se recuperaba ayer de las heridas provocadas por el derrame de fuel que produjo una fisura en la tubería de alimentación de la central térmica de Unelco. El trabajo de un centenar de personas en apenas dos días se había notado ya en la arena, donde apenas quedaba piche. Los operarios de Tragsa y Disa habían retirado ayer entre 30.000 y 45.000 kilos de arena y piedra afectadas por el vertido.

Eso supone que prácticamente el 40% de la superficie afectada se limpiara en sólo un día. Pero el 60% restante es la parte más difícil, aquélla en la que el fuel está incrustado en el marisco. Esto explica que aunque las previsiones de Disa respecto a la finalización de las labores de limpieza, estén marcadas en 48 horas, los operarios de Tragsa hablen de un trabajo de, como mínimo, una semana más.

El concejal de Desarrollo Sostenible del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, Néstor Hernández, reconoce que el tiempo también ayudó. El viento y las olas impidieron que la riada negra que procedía de la ladera se extendiera por el mar. Aún así, el edil no tiene reparos en asegurar que «es el mayor vertido en los últimos veinte años en Las Palmas de Gran Canaria».

La superficie afectada ronda los 10.000 metros cuadrados. Ésa fue la zona dañada en unas cuatro horas -de las dos a las seis de la mañana de la madrugada del sábado al domingo- en las que la tubería emitió fuel sin interrupción. Se trata de un material viscoso pero las altas temperaturas -salió a 45 grados- propiciaron que rodara ladera abajo por una zanja hasta llegar al mar. Sólo la denuncia de un chabolista que vive en la zona permitió que el fuel no siguiera extendiéndose.

Técnicos estiman el vertido en 10 toneladas

El vertido más grave que ha sufrido la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria en los últimos veinte años podría ascender a las 10 toneladas de fuel, según informaron a ACN Press los técnicos encargados de la limpieza de la playa de Bocabarranco, que se estima podría estar completamente limpia en 48 horas.

José Juan Socas, de la empresa Servicios Portuarios de Canarias (Sepcan), estima que se podría estar hablando de entre 5 o 10 toneladas de 'piche', aunque precisa que es difícil un cálculo fidedigno del vertido dado que aún se desconoce el tiempo exacto que la tubería estuvo derramando combustible. Además, explica que un cálculo basado en la cantidad recogida tampoco sería exacto ya que se mezcla con arena y agua que podría engordar el peso total.

Hasta el momento, los más de cien operarios que trabajan en la zona han recogido casi el 80 por ciento del vertido y al parecer sólo falta desincrustar el combustible adherido a las rocas, de más difícil tratamiento. Para ello, deben esperar a que suba o baje la marea. En el primer caso, sería la propia mar quien facilitaría el trabajo para después proyectar chorros de agua caliente que, no obstante, se deben realizar cuando se de la bajamar. Socas asegura que «ha habido suerte en este desastre por dos razones, se actuó con la suficiente rapidez y es un lugar poco transitado. El hecho de que se actuara con prontitud permitió que el 'piche' no fuera filtrado».