El Matadero Insular recupera el ritmo habitual de sacrificios

12/03/2008

El Matadero Insular comenzó ayer a recuperar el ritmo habitual en la cadena de sacrificio de los animales tras dos jornadas reducidas debido a problemas laborales de los inspectores de la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias que habían provocado que a lo largo de esta semana se acumularan en esas instalaciones cientos de cerdos y de gallinas.

Los inspectores de la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias que supervisan los sacrificios de animales que se llevan a cabo en el Matadero Insular alcanzaron ayer un principio de acuerdo con los responsables de este departamento regional y hoy retomarán su horario habitual de trabajo en las instalaciones del Cabildo.

La jornada laboral de los inspectores se había reducido durante los primeros días de esta semana debido a las diferencias que mantenían con la Consejería sobre el pago de un plus de transporte provocando que el horario de las matanzas en el Matadero Insular pasara de las habituales seis horas diarias a tan sólo tres y media, de 09.30 a 13.00 en lugar de 08.00 a 14.00 horas.

La reducción del horario de los sacrificios había hecho que se acumularan cientos de cerdos y de gallinas en las instalaciones del Cabildo, en lista de espera para su sacrificio, disparando el temor de que en las próximas jornadas se viera afectado el suministro de carne del país al mercado insular. Sólo durante la mañana del pasado martes, por ejemplo, se dejaron de sacrificar 280 cochinos de los 370 que llegaron al Matadero Insular, así como unas 1.500 gallinas.

Varios ganaderos grancanarios han insistido ante la Consejería de Sanidad del Gobierno regional para intetar desbloquear el problema laboral de los inspectores que trabajan en el Matadero.

Inversión en nuevas mejoras

Entre otras inversiones dirigidas al sector ganadero el Cabildo va a destinar a lo largo de este año más de 800.000 euros a distintas mejoras que necesitan las instalaciones del Matadero Insular. El consejero insular de Ganadería, Demetrio Suárez, dijo ayer que «una vez más los ganaderos pagan los platos rotos por otros», en referencia a la acumulación de animales en el Matadero debido a la reducción del horario de sacrificio durante el lunes y el martes.