El martes se inicia la búsqueda de represaliados en el Teide

25/02/2011
ETIQUETAS:

El martes arrancan los trabajos para localizar las posibles fosas comunes en a las que fueron arrojados represaliados de la Guerra Civil en Las Cañadas del Teide. El proyecto, que se prolongará durante dos meses se dividido en dos partes, una de investigación histórica y otra en el terreno.

El martes se iniciarán los trabajos de campo para intentar localizar las fosas comunes a las que fueron presuntamente arrojados represaliados de la Guerra Civil en Las Cañadas del Teide. La tradición oral sitúa la mayor fosa en el lugar conocido como el Bucio de Maja. Sin embargo, la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) de Tenerife quiere ampliar la zona de trabajos porque cree que pudiera haber otras fosas.

El proyecto denominado Indagación histórica y localización arqueológica de los desaparecidos en Tenerife: el caso de las Cañadas del Teide, está subvencionado por el Ministerio de Presidencia con 56.000 euros y permitirá corroborar y dar carácter científicos los testimonios orales que sitúan en el Bucio de Maja el lugar a donde fueron llevados y asesinados, entre otros, el último alcalde republicano de Santa Cruz de Tenerife, José Carlos Schwartz Hernández; el alcalde de Buenavista del Norte, Antonio Camejo Fajardo; el diputado Luis Rodríguez Figueroa; varios militantes de la CNT; de concejales y miembros del Ayuntamiento capitalino.

Pero, además, en la segunda parte de proyecto, un equipo de arqueólogos intentarán localizar sobre el terreno y, siempre según las fuentes orales, los lugares exactos donde pudiera haber posibles fosas comunes además del Bucio de Maja, donde parece indiscutible que se arrojaron a contrarios al golpe de Estado dado por Francisco Franco en 1936.

Para ello, según ha explicado la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Tenerife, no se llevarán a cabo excavaciones en los lugares señalados por los que recuerdan los hechos acontecidos con posterioridad al 18 de julio de 1936, sino que utilizarán sondas y ecógrafos para determinar si en los sitios indicados hay restos humanos.

Con los resultados obtenidos en los trabajos llevados a cabo gracias este proyecto, la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Tenerife solicitará nuevas ayudas al Estado para llevar a cabo la apertura de las posibles fosas que se localicen en los próximos seis meses en Las Cañadas del Teide.