El mapa de la ola perfecta de Fuerteventura

29/01/2017

La ola de Punta Elena es muy ancha y suele tener una derecha y una izquierda. En Garcey, entra de lado a lado, salvo rebosos. El spot del Bajo Amarillo, más conocido por Bristol, tiene las mejores izquierdas de Canarias. Y es que los surfistas tienen dividida la costa en busca de la ola perfecta.

El surf traza un mapa de Fuerteventura según las olas, también llamadas picos o spots, que se tipifican según entren de la izquierda o de la derecha, y otras características que las convierten en más o menos perfectas. Las denominaciones de cada pico se relacionan con gente de cada zona o  simplemente se hacen eco de los topónimos.


El pico de Punto Elena, en Corralejo, suele tener una derecha y una izquierda, es una ola muy ancha donde cabe bastante gente surfeando al mismo tiempo. Es lo que se llama un spot fácil, aunque los riscos dificultan la entrada y la salida con la tabla. Cuando el reboso se deja sentir, surge una olita perfecta para que niños y no iniciados aprendan. El corazón de esta ola, con sus caprichos y lunas, lo conoce bien Miguel van Daele Gabarain (País Vasco, 1968) que lleva 40 años cogiendo olas a lo largo y ancho de Fuerteventura, aunque empezó en Punta Elena, que toma el nombre de su madre.  


Más al norte se localiza una de las mejores izquierdas de Canarias, en lo que ahora se conoce como el pico de Bristol y siempre fue el Bajo Amarillo para van Daele y sus compañeros de surf.  Hacia Majanicho, casi en cada risco saliente hay un spot: el Generoso (nadie aclara el origen del nombre, como ocurre con otros tantos), La Caleta, El Mejillón o El Hierro. En El Cotillo, el referente obligado es Piedra Playa, aunque tampoco son de despreciar el Agustino o la Puntilla más cerca del pueblo.


Garcey, en el municipio de Pájara y en la puerta del campo de tiro, es un clásico del surf porque suele tener una ola de lado a lado, salvo en días de reboso. Tan famosa es su olita que hasta tiene un campeonato que se celebra cada noviembre.


Para los más amantes de las corrientes y sus idas y venidas, el barlovento de la Punta de Jandía les desafía en dos picos más conocidos: la Turbia y el Tigre, que tampoco nadie explica de dónde salen estas denominaciones de olas perfectas para el surf.