Fútbol: UD Las Palmas

El líder se permite un desliz

La felicidad no es completa. Aunque el equipo de Herrera no acepta reproches, el líder de Segunda dejó escapar la oportunidad de acabar el año con una andadura intachable, imbatido en el Gran Canaria. El golazo de Momo anunciaba fiesta de fin de año, pero el Osasuna la estropeó.

Mereció Las Palmas terminar la primera parte con mayor renta en las alforjas. No liquidó el partido cuando pudo y el Osasuna se creyó capaz tras el descanso después de sobrevivir a un aluvión de fútbol y ocasiones en el primer acto. El equipo navarro no  había conseguido ganar fuera de El Sadar, de hecho solo había sumado 3 puntos a domicilio, y ayer exorcizó  ese maleficio, rompiendo también la buena racha del mejor anfitrión y líder de una tacada.

No perdía la Unión Deportiva, con el paréntesis de las vacaciones de por medio, desde mayo en el Estadio de Gran Canaria. Fue el último partido de Sergio Lobera en el banquillo amarillo. Pero el presente de Las Palmas dista un abismo con respecto a aquel equipo que finalmente lograría jugar la promoción de ascenso casi de rebote. Al equipo de Paco Herrera se le permiten despistes como el de ayer, por mucho que emborrone un fin de año de matrícula de honor.
Salió al campo con más brío la Unión Deportiva. Con un fútbol fluido y movimientos mecanizados, en el once amarillo destacaban dos novedades de entrada: Christian Fernández sustituyó a Ángel López en el perfil izquierdo de la defensa, mientras que Asdrúbal asumía la difícil tarea de sustituir a Araujo. Ninguno de los dos aspirantes mejoraron a los ausentes ayer.

Con la confianza en máximos históricos, parecía dar igual quién estuviera delante. Las Palmas monopolizó el balón con la jerarquía de un líder, marcando los tiempos del partido y acumulando ocasiones en cascada en la portería de Roberto Santamaría. De nuevo  señalado por la afición.

La primera ante el portero navarro la tuvo Asdrúbal nada más pitar el colegiado el inicio del partido. Tras una falta lanzada por Nauzet, el balón cayó a los pies del canterano que, sin embargo ante el portero, mandó la oportunidad al limbo.
El exportero de Las Palmas mantuvo a su equipo en el partido cuando parecía teñido de amarillo. Fue la pesadilla de Nauzet, que no pudo alargar a cuatro partidos consecutivos su racha goleadora, primero desviándole Santamaría un disparo  en un mano a mano y luego con una falta que se colaba por la escuadra.

Sin apenas atemorizar a Casto antes del descanso, el Osasuna también tuvo la oportunidad de adelantarse en el marcador. Fue a balón parado cuando, tras repetir el árbitro el lanzamiento, De las Cuevas estrelló el balón en el larguero. Significó el único acercamiento, pasada la media hora, de un Osasuna hasta entonces atemorizado por el dominio de su rival y las circunstancias clasificatorias de ambos.

Tras merecerlo de todas las formas,  Las Palmas consiguió romper la red de Santamaría de la forma más inverosímil. Aunque  inesperado, el golazo directo desde el córner de Momo no pareció, al menos, una equivocación con premio. El lanzamiento del extremo izquierdo desde la derecha llevaba toda la intención, quizás esperando que alguno de sus compañeros empujase en la línea de gol. Sin embargo Santamaría salió a por mariposas y la defensa rojilla se tragó el atrevimiento de Momo. Gol olímpico en el minuto 35, delirio en las gradas en el descanso.

Sin embargo era pronto para descorchar el champán como luego se demostraría. Las Palmas pareció salir mareado por las burbujas del vestuario y el Osasuna no desaprovechó la oportunidad para conseguir lo inesperado volteando el marcador. Aguando la fiesta.

En mitad del despiste general de los amarillos Cedrick, veloz como un trueno, puso en evidencia a Christian Fernández y centró para que Nino, más solo que la una, disparase a la red de Casto. De nuevo Nino, siempre Nino.

Quedaba media hora por delante y el empate se asumía como una anécdota pasajera. Un obstáculo salvable para un equipo con los astros a favor y los puntos como aval. Error. Las fuerzas comenzaron a flaquear y esta vez Herrera no resolvió el acertijo. Salieron al campo Guzmán y Roque para insuflar oxígeno a un equipo fatigado al que le empezaban a faltar ideas y fútbol para combatir el músculo del Osasuna. Ambos vieron ya desde el césped como Merino marcaba el segundo tras un saque de esquina que Casto no calculó bien. El portero se quedó bajo el larguero y el osasunista cabeceó  sin oposición. 1-2. Tocaba remontada épica en 20 minutos.

En superioridad. Sin más delanteros, Hererra puso en órbita a Vicente Gómez por David García con la esperanza de minimizar daños y lograr al menos el empate. Balas de fogueo ante un Osasuna que se atrincheró tras la expulsión de Flaño en el 75. Casto, al final, evitaría un estropicio mayor. No era el día del líder, esta vez se le perdona. Feliz 2015.

 

- Ficha técnica:

1. UD Las Palmas: Casto; David Simón, David García (Vicente Gómez, min. 79), Aythami Artiles, Christian Fernández; Hernán, Javi Castellano, Momo (Roque, min. 67); Nauzet Alemán, Asdrúbal y Culio (Guzmán, min. 64).

2. CA Osasuna: Santamaría; Sisi, David García, Miguel Flaño, Cadamuro; Loé, Merino (Kenan Kodro, min. 74); Cedrick (Olavide, min. 66), De las Cuevas (Echaide, min. 79), Roberto Torres; y Nino.

Goles: 1-0, min. 36: Momo; 1-1, min. 60: Nino; y 1-2, min. 69: Merino.

Árbitro: Dámaso Arcediano Monescillo (Comité Castellano-Manchego). Expulsó por doble amonestación (minutos 51 y 76) al jugador visitante Miguel Flaño. Además, mostró tarjeta amarilla a sus compañeros Merino (min. 34), Cadamuro (min. 43), Sisi (min. 78) y Loé (min. 82); y a los locales Javi Castellano (min. 17), David García (min. 28), Christian Fernández (min. 30) y Hernán (min. 42).

Incidencias: encuentro disputado en el Estadio de Gran Canaria con la presencia de 20.032 espectadores. Se guardó un minuto de silencio por Jaime Gil, quien fuera capellán de la UD Las Palmas.