Baloncesto-Liga Endesa

El juego se cuela entra las desdichas

01/03/2014

Todavía hay dudas sobre la pizarra, lo que le plantee el Gran Canaria en la pista al Obradoiro es una auténtica incógnita. Eso pasa porque un gato negro se ha cruzado en el camino de Pedro Martínez y su equipo, un virus y otras desdichas han hecho el resto. Pero hay baloncesto en el CID este domingo (12.00 horas).

El Gran Canaria acometió este sábado su último entrenamiento de la semana. Normalmente no es nada relevante en la previa, es más un hecho rutinario que completa la pauta de la semana. Pero en esta ocasión representa un hecho más que noticioso. Para empezar contó con el regreso a los entrenamientos de Edy Tavares y Óscar Alvarado, que prácticamente no han existido en la dinámica de trabajo durante toda la semana. También volvió Oliver, que tuvo permiso el viernes por asuntos particulares. Sin embargo, Tomás Bellas todavía no ha entrenado y su concurso es más que dudoso ante el Obradoiro. Y como ya se sabe, tampoco estará el lesionado Nacho Martín.

Así que es difícil barruntar qué espectáculo se verá en el Centro Insular. En principio, las dinámicas de los dos contendientes invitan a pagar el precio que vale la entrada. El Herbalife Gran Canaria, con el intermedio de la Copa, encadena cuatro victorias consecutivas en el campeonato y marca su mejor registro de triunfos (14-6) a estas alturas de temporada. El Rio Natura, por su lado, ha hecho un parcial de cinco triunfos consecutivos que le devuelven a la pelea por estar en las eliminatorias por el título cuando concluya la campaña regular.

Eso sí, este Obradoiro, que ya asaltó el CID la pasada temporada (70-72), llega a la Isla empequeñecido en la pintura tras la marcha de su referente interior Mike Muscala a los Atlanta Hawks de la NBA y la lesión del veteranísimo Oriol Junyet.
Por lo tanto se espera un partido de fuego cruzado. Todos los protagonistas han confiado en presenciar un Rio Natura potente desde el exterior, con Alberto Corbacho y Ben Dewar como exponentes en el tiro. A su vez, este Gran Canaria es el tercer peor tirador exterior de la competición con una media de 31,34% de acierto en el perímetro.

Datos que hacen que el pronóstico sea difuso. Entre los que no están y los que no se encuentran en plenitud a Pedro Martínez se le ha armado un lío gordo. Tendrá que duplicar la presencia de un Xavi Rey en proceso de reinmersión en el equipo y rotar lo que pueda y a los que pueda.

Lo que está claro es que el partido es una cita vital para que los claretianos asienten sus posibilidades de partir en el grupo de cabeza en el tramo final de la temporada. Será la segunda afrenta consecutiva en un CID al que cada vez le quedan menos batallas que librar, después del triunfo sobre el Tuenti Móvil Estudiantes de hace siete días.  Otra posibilidad de conseguir una nueva victoria, de continuar pisando marcas históricas.