El Gobierno condena la decisión "arbitraria" de Argentina y tomará medidas

EFE

El Gobierno ha condenado este lunes la decisión "arbitraria" de las autoridades argentinas de expropiar YPF y ha anunciado que adoptará medidas "claras y contundentes" en defensa de los intereses de Repsol y de todas las empresas españolas en el exterior.

Esta posición del Ejecutivo ante la toma de control de YPF por parte del Gobierno argentino ha sido expuesta en una comparecencia ante los periodistas en el Ministerio de Asuntos Exteriores del titular de este departamento, José Manuel García Margallo; el de Industria, José Manuel Soria, y el secretario de Estado de Comercio, Jaime García Legaz.

Para el Ejecutivo español, según García Magallo, esta medida de las autoridades argentinas rompe el clima de cordialidad y amistad que ha presidido las relaciones entre ambos países.

Por su parte, Soria ha señalado que se trata de una decisión hostil contra Repsol y, por tanto, contra España y contra el Gobierno español.

De ahí que haya anunciado que las medidas que adoptará el Gobierno en los próximos días serán "claras y contundentes" y haya asegurado que ya se está trabajando en ellas.

Pese a entender que Argentina ha roto las reglas del diálogo, Soria ha confiado en que este "clarísimo gesto de hostilidad" no sea "el principio de una escalada que sólo contribuiría a agravar más una situación ya de por sí grave".

Los ministros de Exteriores e Industria han comparecido ante la prensa tras la reunión de urgencia que han mantenido en el Palacio de la Moncloa con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, para analizar la situación creada con la decisión del Ejecutivo argentino de expropiar YPF.

Soria ha afirmado que la decisión del Ejecutivo argentino "incumple" un acuerdo que suscribieron ambos gobiernos durante su visita al país suramericano el 28 de febrero.

En concreto, ha asegurado, Soria y los titulares de Planificación y de Economía del Gobierno argentino acordaron que las diferencias en relación a YPF "debían ser resueltas amistosamente por los grupos de trabajo" que ambos gobiernos constituirían para conversar sobre la posible nacionalización.

El titular de Industria envió una carta a su llegada a España para comenzar el proceso pero ha matizado que "nunca hubo respuesta" y no se llegaron a iniciar las conversaciones.

Margallo ha criticado que el Gobierno argentino haya estado "cerrado" a cualquier tipo de diálogo para tratar de evitar el enfrentamiento diplomático.

Además, ha anunciado que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, hará gestiones con los mandatarios de México y Colombia en el viaje que va a hacer a estos países durante esta semana con el fin de recabar su apoyo.

Soria ha apuntado que en Argentina hay otras empresas españolas del sector financiero, de telecomunicaciones y energético, que "tienen intereses y tienen acometidas inversiones" en ese mercado.

Además de ser una "pésima" decisión para España y Argentina, Margallo ha opinado que la expropiación es una "malísima noticia" para la seguridad jurídica que debe regir las relaciones entre los países amigos.

También lo ha considerado una decisión "extremadamente lesiva para el pueblo argentino" por ser un posible freno a la inversión extranjera en el país suramericano, así como para los miles de accionistas que invirtieron en la petrolera española.

Por su parte, Soria ha afirmado que la medida es "discriminatoria", ya que sólo se ha aplicado con Repsol y no con otros operadores extranjeros con presencia en el país.

A pesar de la insistencia de los medios en que especificasen algunas de las medidas que el Ejecutivo va a adoptar, Margallo y Soria han insistido en que se tomarán en frío en los próximos días.

"Se anunciarán todas cuando sea oportuno, no en un momento de arrebato por la indignación", ha dicho Margallo.

El ministro de Exteriores ha anunciado que ha solicitado al pleno del Parlamento Europeo para que se debata mañana el asunto de la expropiación para que Estrasburgo respalde a España.

Otra de las medidas que ya ha trascendido es la convocatoria mañana por parte de Exteriores del embajador de Argentina en España.

Margallo ha considerado "extravagante" que tras anunciar la expropiación, el Gobierno argentino haya ordenado desalojar "manu militari" a los directivos españoles de Repsol de la sede de YPF en Buenos Aires.

"No recuerdo un precedente similar en mi ya larga vida en este mundo", ha añadido.

El titular de Exteriores ha recordado que el 32 por ciento de los casos pendientes de resolución en el organismo internacional encargado de resolver los litigios sobre estas cuestiones corresponden al actual gobierno argentino.

"Cuando se rompen las reglas del diálogo y la negociación, como se ha hecho, cualquier temor es fundado", ha añadido el ministro en relación al comportamiento del gobierno de Cristina Fernández.