El Gobierno canario pide que España "se replantee" el uso de la Armada para que ésta opere en los países africanos contra la inmigración ilegal

09/10/2006

La vicepresidenta del Gobierno canario, María del Mar Julios, afirmó hoy que el Gobierno central debería "replantearse" el uso de la Armada para el control de la inmigración ilegal en Canarias, de forma que ésta dé un paso más y pueda ayudar a evitar la salida de cayucos en los países de origen.

ETIQUETAS:

María del Mar Julios comentaba así la información publicada por el diario El País en la que se afirma que el Gobierno central ha desechado ya en dos ocasiones la posibilidad de que el Ejército patrullase directamente en los países de origen de la inmigración ilegal del África Occidental para evitar la salida de los cayucos hacia Canarias. En opinión de la vicepresidenta, no se entiende porqué no se utiliza la Armada "para ayudar a mejorar el control de las fronteras, tanto de las nuestras como de los países con los que tenemos convenio".

Julios puso el ejemplo de Frontex y dejó claro que "los recursos que vienen no son ONG's, son ejércitos", por lo que reclamó que sirvan realmente para el control de fronteras. Para el Gobierno canario, el debate de si debe usarse la Armada o no "es un tanto artificial, puesto que la propia Armada ya está dando apoyo logístico a las patrulleras".

En estos momentos, recordó Julios, barcos de la Armada operan en aguas canarias, con la misión de socorrer a náufragos si es necesario y colaborar con las patrulleras y embarcaciones que parten desde las Islas para recoger a los cayucos que vienen hacia las Islas. Según la vicepresidenta, es necesario ahora que el Estado asuma que esos barcos funcionen de la misma manera que, por ejemplo, ha hecho Francia con Senegal. "Es lo mismo que está haciendo en el Líbano el Ejército español, que pone unos recursos para garantizar unos derechos humanos", dijo la vicepresidenta.

A su entender, una participación más activa de la Armada en el control de fronteras cerca de África "ayudan como elemento disuasorio de las mafias" y permitirá que el Atlántico deje de servir como plataforma para transportar personas "como si fuesen mercancías".

Julios recordó que son necesarias medidas como las que Coalición Canaria propuso en el Congreso, en el marco de la proposición no de ley sobre inmigración, en el que además de mayor cooperación al desarrollo, es necesario replantear la Ley de Extranjería e insistir en un mayor control de fronteras.