El Gobierno canario mantiene salarios, pero recortará un 7% sus altos cargos

EFE

El proyecto de Presupuestos que el Gobierno de Canarias entregará el viernes a su Parlamento no incluye una rebaja de los salarios de los empleados públicos, pero sí un recorte del número de altos cargos y de personal de confianza en una proporción similar a la que baja el gasto previsto, casi un 7 %.

El presidente de Canarias, Paulino Rivero, ha reconocido este miércoles en una entrevista que los Presupuestos de 2013 serán "duros", porque se trata de administrar "escasos recursos, mal financiados", sin que eso afecte a los servicios públicos de una manera que ponga en peligro "la cohesión social y territorial del archipiélago".

"Canarias no se puede permitir el lujo de hacer lo que está ocurriendo en otras comunidades, como privatizar hospitales. No podemos permitirnos ese lujo porque la estructura socioeconómica de Canarias es diferente: tenemos más de 30 % de paro y las rentas y salarios más bajos del Estado", ha señalado.

Ha recalcado que en el debate entre quienes defienden mantener los servicios públicos sin cambios y quienes demandan sustituirlos por la iniciativa privada, el Gobierno canario y su propio partido, CC, apuestan por conservarlos, "pero introduciendo todas las reformas que sean necesarias para hacerlos más eficientes, con más calidad y más ajustados a la realidad que vivimos".

El presidente canario ha señalado que, para conseguir ese objetivo, con un presupuesto que arrastra ya varios recortes de gasto consecutivos, es necesario tomar decisiones en algunos campos.

"Haremos un nuevo ajuste en la Administración. Si en 2013 vamos a administrar casi un 7 % menos de gasto que en 2012, pues nos sobrará aproximadamente la misma proporción de altos cargos y de cargos de confianza para gestionar el presupuesto", ha adelantado.

Sin embargo, ha precisado que no está previsto una nueva rebaja de las retribuciones de los empleados públicos, "excepto en aquellos casos en los que se trabaje menos horas".

"Otra cosa diferente es que el Gobierno de España tenga que tomar decisiones que afecten a todos los empleados públicos de España en el momento que estime, tal como hizo el año pasado", ha añadido.