El Gobierno aprueba los presupuestos de 2012 con un ajuste de 27.000 millones

30/03/2012

El Consejo de Ministros ha aprobado este viernes el anteproyecto de presupuestos generales del Estado para 2012, los más austeros de la democracia, con un ajuste de 27.300 millones que se conseguirá con medidas como reducir del gasto ministerial el 17 % y subir del impuesto de sociedades para grandes empresas.

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha asegurado que "estamos en una situación crítica" que conlleva un "ajuste muy duro" con el objetivo de cumplir el "objetivo ineludible" de reducir el déficit como se ha comprometido España con la Unión Europea.

"España será fiable en 2012 por el cumplimiento del 5,3 % como máximo del déficit", ha dicho Montoro, para quien gracias a esta fiabilidad se podrá ver "pronto" la recuperación económica.

Para ello, se acometerá un ajuste "muy duro" que significa "renunciar a muchos programas de gasto" como forma de equilibrar "cuanto antes" los Presupuestos.

Por su parte, la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha anunciado que los PGE no incluyen una subida del IVA para no perjudicar al consumo ni la recuperación económica, y mantendrán la actualización de las pensiones.

Además, se congelará, no se rebajará, el sueldo de los funcionarios, no se recortará el gasto en prestaciones por desempleo y se mantendrá asimismo el gasto en otras partidas sociales, como las becas.

"Hemos empezado por ajustar las cuentas en casa", ha dicho Sáenz de Santamaría en relación al "ajuste drástico" del gasto de los ministerios, que supera el adelantado por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que había hablado de casi un 15 %.

Además se va a buscar cuadrar las cuentas por el lado de los ingresos, para lo que ha avanzado un programa de regularización del impuesto de sociedades para las grandes empresas, que en la práctica supondrá una subida de este tributo.

"Estamos en una situación límite en lo que afecta a las cuentas públicas y al desempleo", ha dicho Sáenz de Santamaría tras la reunión del Gobierno en la que se ha aprobado el anteproyecto, que será remitido el próximo martes al Congreso de los Diputados.

El objetivo de los presupuestos será cumplir con la cifra de déficit público comprometida con Bruselas, el 5,3 % del PIB, una vez superada la propuesta del Ejecutivo del 5,8 %.