El general jefe del Macan apunta a "una causa humana" en la colisión de los F-18

17/06/2009

El general jefe del Mando Aéreo de Canarias, Manuel Mestre, admitió hoy en CanariasRadio la Autonómica, “con todas las comillas posibles”, que la colisión entre dos aviones F-18 en pleno vuelo este martes al sur de Gran Canaria pudo deberse a "una causa humana". En todo caso, el mando militar apuntó que habrá que esperar el contenido del informe sobre la colisión, con el que espera contar "en breve", dijo.

Mestre hizo estas declaraciones en el curso de una entrevista en la emisora CanariasRadio la Autonómica en el espacio ‘Canarias en punto primera edición’, conducido por Teresa Cruz, jefa de Informativos de la emisora pública canaria. “Parece que se trata de una causa humana, cuando dos aviones chocan en el aire parece lógico pensar que no es causa del avión sino causa humana”, dijo el general jefe.

Manuel Mestre también explicó la configuración del ejercicio donde tuvo lugar el incidente, una zona de exclusión aérea para el tráfico civil ubicada a unas 60 millas al sur de Gran Canaria. “Las plataformas aéreas y otro tipo de plataformas terrestres disponen de unos sistemas electrónicos que en teoría el enemigo tiene medio de perturbar", dijo.

"En los aviones", añadió el alto mando militar, "estos sistemas son básicamente radares y de comunicaciones. Estas perturbaciones se hacen a través de emisiones radioeléctricas que se producen a través de otros aviones que están en el mismo espacio aéreo. El piloto debe estar entrenado para conocer cómo reaccionan sus equipos a estas perturbaciones para superarlas y cumplir con su misión”, indicó.

Así, según las explicaciones del general jefe del Mando Aéreo de Canarias, durante uno de estos ejercicios de guerra electrónica fue cuando se produjo el choque con los dos aviones. En estas maniobras, además de los aparatos con base en Gando, participan otras aeronaves del Ala 15, con base en Torrejón, también F-18, y ‘Eurofighter’ del Ala 11, de Morón de la Frontera.

En todo caso, el general indicó que espera que el informe de la comisión de investigación esté listo “en breve”, y que la importancia de este informe es para dilucidar las causas, “y lo que es más importante", advirtió, "para extraer enseñanzas con el objeto de que no vuelvan a repetir este tipo de accidentes”.

Sobre la seguridad de los F-18, Mestre precisó que son unos aparatos “súper seguros” con un bajísimo índice de accidentes. “Son unos aviones que ahora mismo representan la columna vertebral de la defensa de nuestra nación, han dado un resultado extraordinario no solo dentro del territorio nacional sino también en el extranjero, como por ejemplo en las misiones sobre Bosnia”, abundó.

El rescate.

Por otra parte, el general describió durante la entrevista cómo fue el proceso de rescate. Así, explicó que después de que los pilotos activan el sistema de emergencia para abandonar de forma súbita el avión, se despliega el paracaídas que deposita al aviador y su asiento sobre el agua.

Luego, el piloto tiene un 'kit' de supervivencia que se despliega antes de llegar al agua, que cuenta con una pequeña balsa salvavidas con una baliza para su localización, un tinte para el agua y otros instrumentos de radio y localización que facilita su detección. En este caso, los afectados "estuvieron menos de 20 minutos en el agua hasta que fueron recuperados por el helicóptero del Servicio Aéreo del Rescate”, dijo Mestre.

Por último, Manuel Mestre indicó que estos ejercicios no son los responsables de los retrasos que se produjeron este miércoles en el aeropuerto de Gran Canaria, si bien según fuentes de AENA consultadas esa había sido la razón.

“No hay razones operativas para estos retrasos pues los ejercicios se producen en un área reservada sin tráfico civil", dijo Mestre que mostró sus sospechas de que "estos retrasos pueden ser debidos más al cambio de configuración de la pista al viento sur, pues normalmente esto no se produce en el aeropuerto, donde el 90 por ciento de los aterrizajes son con configuración norte”.