El fuego ha arrasado un tercio de la superficie forestal de Gran Canaria

31/07/2007

La Fundación Canaria para la Reforestación Foresta estimó hoy que el fuego ha destruido más de un tercio de la superficie forestal de Gran Canaria en los últimos cinco días y ha puesto en riesgo la supervivencia de una treintena de especies de fauna y flora endémicas.

En un comunicado, esta entidad precisa que el incendio ha afectado ya a una parte importante del triángulo que forman los pinares de Inagua, Pajonales y Ojeda, la superficie de mayor continuidad de la isla, así como al entorno de la Presa de las Niñas y de Chira, el pinar de Pilancones y las proximidades del Barranco de Fataga.

Para la fundación, la "precariedad" de fondos en las partidas presupuestarias para limpieza y mantenimiento del bosque canario, una normativa que impide a los propietarios realizar las actividades tradicionales de aprovechamiento forestal y la falta de un objetivo claro para la conservación del medio ambiente confluyen en la propagación de los incendios.

Esta organización ha denunciado, desde finales de 2006, la falta de recursos destinados por el Gobierno de Canarias a tareas tan básicas en la prevención de incendios y mantenimiento de los ecosistemas como la limpieza y el aprovechamiento forestal.

Para la Fundación Foresta, esta situación ha multiplicado el impacto del fuego que se declaró en Gran Canaria el pasado viernes, ha favorecido su expansión y lo ha convertido en el mayor incendio de la historia del Archipiélago.

Este colectivo demanda al Gobierno de Canarias la aprobación de las Directrices Generales de Ordenación Forestal para regular la actividad forestal del Archipiélago e impulsar la conservación y protección de los bosques canarios.

Con el fin de garantizar la recuperación de las zonas afectadas, la fundación insta a las instituciones a invertir más y mejor en acciones de estudio, reforestación, mantenimiento y conservación del patrimonio natural canario.

Además, pide al Ejecutivo canario que convierta al medio ambiente en uno de sus objetivos primordiales, al tiempo que plantea la puesta en marcha de acciones como el Plan de Desarrollo Rural, la valoración urgente de las pérdidas ocasionadas por los incendios y la creación de ayudas específicas y de compensación a los propietarios.