El Frente Polisario cree que es necesaria "perseverancia, paciencia y creatividad" para resolver el conflicto

21/06/2007

Marruecos acusa al Frente Polisario de "plantarse" en sus posiciones previas y asegura que las negociaciones sólo han sido posibles por sus "esfuerzos", mientras la ONU reitera que la solución debe permitir "la autodeterminación del pueblo del Sáhara Occidental".

ETIQUETAS:

El presidente del Parlamento saharaui, Mahfoudh Ali Beiba, aseguró hoy, a través de un comunicado, que el Frente Polisario "no escatimará esfuerzos" en la búsqueda de una solución al conflicto del Sáhara Occidental y que las negociaciones iniciadas esta semana en Marruecos y que proseguirán en la segunda semana de agosto han mostrado que para ello "es necasario armarse de perseverancia, paciencia y creatividad".

Asimismo Beiba dijo que "el Polisario espera que nuestros hermanos marroquíes harán historia con nosotros aprovechando esta preciosa ocasión que se nos ofrece", al tiempo que confió en que tanto la comunidad internacional como la ONU "sigan asumiendo plenamente sus responsabilidades en la consecución de la descolonización del Sáhara Occidental".

Por su parte, el ministro del Interior marroquí, Chakib Benmoussa, acusó al Frente Polisario de "plantarse" en sus posiciones previas y "no hacer propuestas constructivas", al tiempo que insistió en que el Plan de Autonomía del territorio bajo soberanía marroquí es "la única solución" al conflicto.


MANHASSET

De las negociaciones patrocinadas por la ONU que han tenido lugar en la localidad cercana a Nueva York de Manhasset se esperaba muy poco entre los expertos internacionales y en el propio Consejo de Seguridad de la ONU, que no dudó en calificarlas el mismo día en que se iniciaron como "muy difíciles".

No obstante, el optimismo ha sido la nota predominante después de que ambas delegaciones acordaran emplazarse para una segunda ronda, algo de lo que se dudaba mucho en un principio.

AUSENCIA DEL 'GRUPO DE AMIGOS'

En las conversaciones estuvieron presentes como observadores Argelia y Mauritania y el Grupo de Amigos formado por Estados Unidos, Rusia, Reino Unido, Francia y España finalmente no estuvo representado por expreso deseo de las partes.

Este fue uno de los principales obstáculos que el Frente Polisario puso para iniciar las negociaciones, ya que se estimaba que, mientras Argelia y Mauritania son parte del proceso de paz iniciado bajo el marco de la ONU en 1991, la creación del llamado 'Grupo de Amigos' fue una iniciativa personal del secretario general de la ONU que no tenía consenso de las partes.

POSTURA DE LA ONU

La ONU estuvo representada por el representante especial para el Sáhara Occidental, Peter van Walsum, y por el subsecretario general de Naciones Unidas para Asuntos Políticos, Lynn Pascoe, quien al término de las sesiones instó a ambas partes a que el proceso tenga como término una solución "mutuamente aceptable" que permita la "autodeterminación del pueblo del Sáhara Occidental".

Las negociaciones son el resultado de la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU del pasado mes de abril en la que, tras reafirmarse el derecho de autodeterminación de la excolonia española se tomó nota de las propuesta de autonomía bajo soberanía marroquí que presentó el Reino Vecino y de la que, basándose en los anteriores planes de paz de la ONU, presentó el Frente Polisario.

Van Walsum tendrá que presentar un informe ante el Consejo de Seguridad antes del 30 de junio de este mes sobre el estado de las negociaciones.

ACUERDOS DE MADRID

Como se recordará, España cedió el control del Sáhara Occidental a Marruecos y Mauritania tras los acuerdos que firmó con ambos estados el 14 de de noviembre de 1975, si bien el territorio ha seguido estando consIderado por la ONU como sometido a una descolonización que, según su propia doctrina, sólo finalizaría formalmente el día en que se ejerciese la autodeterminación.

Tras la guerra del Frente Polisario con Marruecos y Mauritania, este último estado abandonó toda pretensión sobre el Sáhara Occidental en 1979 y alcanzó un acuerdo con el movimiento saharaui por el que le cedía el territorio que le correspondió en los acuerdos de 1975, si bien en el verano de aquel año fue también ocupado por Marruecos.