El Festival de Zarzuela de Canarias 2016 "podría ser el último" por la crisis

27/09/2016
ETIQUETAS:

La Temporada de Zarzuela de Canarias podría desaparecer el año próximo, cuando debía cumplir un cuarto de siglo, debido al déficit que han acumulado en los años de crisis sus promotores, que temen que el de 2016 "sea el último festival" del género en las islas "si la situación no cambia".

"Yo veo casi imposible que el próximo año podamos seguir", con lo cual "la zarzuela desaparecería en Gran Canaria", ha declarado tajante al presentar la vigésimo cuarta edición del festival, programada entre el 15 y el 28 de octubre, José Ortega, el secretario de la asociación que lo organiza.

En calidad de responsable de presupuestos de la asociación de Amigos Canarios de la Zarzuela, José Ortega se ha hecho eco de un mensaje que ya había anticipado la vicepresidenta de la entidad, Argelia Camino, quien ha afirmado que la temporada de 2015 se pudo financiar "in extremis" pero que en esta ocasión los problemas económicos han crecido "en grado superlativo".

Ya que, según ha relatado Ortega, la organización suma ya cuatro años de déficit que han hecho que su deuda acumulada esté cifrada en 60.000 euros en estos momentos, cuando, además, prevé aumentar sus pérdidas, al menos, en 15.000 euros más, y ello a pesar de haber recurrido a fórmulas encaminadas a ahorrar costes.

Fórmulas que han determinado que las dos últimas producciones de la temporada 2016, en las que se pondrán en escena los clásicos "Agua, azucarillos y aguardiente" de Federico Chueca y "Alma de Dios" de José Serrano, se vayan a poner en escena "con solo un día de por medio", el 28 de octubre la primera y el 30 del mismo mes la segunda, ha subrayado Argelia Camino.

La vicepresidenta de la asociación ha expresado, además, las dudas que aún tiene sobre que su proyecto se lleve a cabo con éxito, porque implica sustituir un escenario por otro en un periodo limitado de tiempo en el mismo teatro, el Cuyás de Las Palmas de Gran Canaria, y hacer trabajar a numerosos músicos y otros artistas y profesionales en dos montajes distintos en un corto plazo.

"Esperemos que salga bien, porque, si no, sería un verdadero desastre", ha declarado al respecto.

No obstante, ha querido matizar que considera que Amigos Canarios de la Zarzuela ha superado el reto de preparar esta temporada pese a sus dificultades sin que su público deba temer por la calidad de sus espectáculos, merced a los "milagros" que han hecho, al abaratar costes y prestarse a adaptarse a las necesidades de la organización, los profesionales y las instituciones que toman parte en ella.

Y ha citado como ejemplos de ello las colaboraciones prestadas por el Gobierno de Canarias, el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria y, sobre todo, el Cabildo de Gran Canaria, que, además, de conceder una subvención al festival, como los anteriores, le ha cedido el uso de su Teatro Cuyás, así como la colaboración de su Orquesta Filarmónica y los coros dependientes de ella.

Todo ello hará posible que los seguidores de la zarzuela puedan disfrutar de esta edición del festival, que arrancará el 15 de octubre con "La rosa del azafrán" de Jacinto Guerrero protagonizada por la soprano grancanaria Nora Carrasco, cantante experimentada en espectáculos de ópera y zarzuela que la han llevado por diversos escenarios españolas, así como de Viena y Santiago de Chile.

Razón por la cual Argelia Camino ha querido "animar a todos los aficionados a la zarzuela a acudir al festival, porque es muy importante que salga adelante".

Un objetivo este al que han dicho que tratarán de contribuir el consejero de Cultura del Cabildo de Gran Canaria, Carlos Ruiz, que se ha declarado dispuesto a "sentarse a hablar para buscar soluciones" a la crisis de la temporada isleña, y el viceconsejero de Cultura y Deportes del Gobierno Autónomo, Aurelio González.

El viceconsejero ha matizado, en todo caso, que no podía garantizar que el Ejecutivo vaya a aumentar las ayudas destinadas a la zarzuela el año próximo, pero ha afirmado que sí que espera poder contribuir a su sostenimiento sacando adelante una nueva ley de mecenazgo que proyecta elaborar con la idea de permitir que las empresas tengan beneficios fiscales por patrocinar la cultura.

Proyecto en el que ha expuesto que se lleva tiempo trabajando, aunque con la dificultad de que el Ministerio de Hacienda ha planteado "obstáculos" debido a que "no le hace gracia que las empresas dejen de pagar" el dinero que les descontarían en concepto de impuestos si la nueva normativa saliera adelante.