El Estado quita importancia al vertido en El Cabrón

17/07/2014
ETIQUETAS:

La Capitanía Marítima de Las Palmas considera que el vertido detectado en la costa de Gran Canaria es de poca cantidad de fuel, que solo afecta a una franja de 100 metros y que los daños causados son "mínimos", salvo que se amplifiquen si no se utilizan los medios adecuados de limpieza.

El capitán marítimo de Las Palmas, Pedro Mederos, ha señalado a Efe que por el momento se desconoce el origen del vertido -"no tenemos ni idea"-, aunque todo apunta a que no se ha producido debido a la limpieza de sentinas de un barco, una práctica prohibida por la legislación, pero todavía frecuente en el mar.

"Es una posibilidad que en este caso parece extremadamente remota, porque el fuel es bastante limpio, con una trayectoria marina muy corta", ha dicho Mederos.

El capitán marítimo de la provincia ha subrayado, además, que "los barcos no descargan fuel limpio, porque cuesta muchísimo dinero, no es producto de descarga de las mezclas oleosas de sentinas".

La Capitanía Marítima de Las Palmas, que tiene las competencias para investigar el incidente, baraja todas las hipótesis, como que pueda proceder de un barco que haya perdido combustible debido a una avería en la estructura.

El derrame también podría tener su origen en una operación de suministro de combustible a algún buque, "algo muy poco probable", según Mederos, pues esas operaciones se producen en el puerto de Las Palmas de Gran Canaria, varios kilómetros al norte de la zona afectada, y el fuel habría llegado degradado.

El capitán ha asegurado que el vertido ha sido de "unos pocos litros" y afecta a "unos 100 metros de costa muy localizados y unas pequeñas manchas, alejadas unos 200 o 300 metros hacia el norte y hacia el sur, pero la zona importante son 100 metros".

"Es un vertido bastante leve de pocos litros de fuel, en una zona muy localizada de la costa", que en ningún caso afecta a un kilómetro de litoral, tal como se ha asegurado. "Un kilómetro me parece una cosa absolutamente exagerada, fuera de lugar".

El derrame está controlado, se ha sobrevolado toda la costa este de Gran Canaria y no se ha detectado ninguna mancha en evolución, "en el mar no hay nada", ha indicado el capitán marítimo, quien se mantiene en contacto con las administraciones autonómica, insular y local para afrontar el incidente.

A juicio de Mederos, "el daño producido es mínimo" y "es posible que los trabajos de limpieza puedan provocar más daño que el propio hidrocarburo".

"Se está moviendo mucho material en la costa, mucha roca, se está trabajando con picos y palas, se está removiendo todas las rocas, tierra y arena y eso no se debe hacer; es preferible utilizar el absorbente que la Capitanía Marítima está proporcionando", ha apuntado.