Crítica televisiva / Carta desde Cipol

El espectador es republicano

20/01/2011

Estimado Ilia: Este país que se llama España prefiere la república del fútbol a la monarquía de Juan Carlos y Sofía. Así, donde esté Messi, que se quite la madre del Príncipe.

Eso es lo que se deduce de las audiencias del miércoles en el 'prime-time' televisivo, con el partido de Copa del Rey entre el Betis y el Barcelona anotando nada menos que 5,3 millones de seguidores y un 26,5% de audiencia. Seguro que buena parte de ellos eran del Real Madrid, esos que por una noche se convirtieron en béticos a ver si así le amargaban el cumpleaños a Guardiola. No pudo ser pero el fútbol volvió a reinar en la parrilla.

Pero seamos sinceros: ¿alguien pensó que la serie 'Sofía' de Antena 3 podía triunfar? Es más: ¿de quién la idea de colocarla en 'prime time'? A diferencia de la carcajeante -por horrorosa- serie sobre Felipe y Letizia, la de Antena 3 es tan edulcorada que empalaga más que un bocadillo de merengue. El Rey es un tierno enamorado y la Reina es la de corazones, en lugar de esa "profesional" de la monarquía, como en su día la definió el propio don Juan Carlos.

Y eso por no hablar de la sorpresa de la audiencia al ver cómo se transmutaba en Reina Nadia de Santiago, la misma actriz que cada tarde encarna a la pobre que cose en 'Amar en tiempos revueltos'.

Ojalá tras este fiasco las cadenas se replanteen esta moda repentina de convertir a la Familia Real en carne de serie televisiva. Si quieren hacerlo bien, que aprendan de 'La reina', con Helen Mirren; de 'Los Tudor'; de 'El discurso del rey' y de la reciente versión inglesa sobre la historia de amor de la reina Victoria. Vamos, que visto lo visto, es mejor reponer 'Dónde vas Alfonso XIII' en lugar del segundo episodio de 'Sofía'.