El director general de Farmacia del Gobierno canario: "Se está jugando con fuego"

17/02/2006

El director general de Farmacia del Gobierno canario, Alberto Talavera, dijo hoy que tanto la glicina como el L-aspártico, componentes de los factores 1 y 2 elaborados por el bioquímico Enrique Meléndez-Hevia, no tienen autorización para ser consumidos como nutriente único, en altas dosis y vendidos a granel.

Talavera indicó que el hecho de que los productos sean nutrientes, que es la consideración que de los factores 1 y 2 tiene Meléndez de sus productos, no significa que sean inocuos para la salud, y como ejemplo citó la vitamina A, que, a pesar de ser un nutriente, suministrada a dosis altas puede causar graves daños para la salud.

El director general de Farmacia aseveró que vendidos a granel, como alimento único y con una dieta de la que se excluyen los hidratos de carbono, el producto no es inocuo, y se refirió al caso de una mujer diabética que seguía el tratamiento de los polvos, y que se ha quedado embarazada y que ahora no sabe que repercusión tendrá en el feto.

"Yo no sé que contestarle, pero Meléndez tampoco" agregó Talavera, quién afirmó que el catedrático de Bioquímica de la Universidad de La Laguna no tiene realizados estudios sobre los efectos que puede causar este tratamiento.

Insistió en que "se está jugando con fuego" y señaló que si tanto defiende el bioquímico que sus productos son nutrientes le animó a que acuda a cualquier supermercado y "pida un kilo de glicina o de L-aspártico para saber si se venden".

Talavera señaló que el producto no tiene la garantía, la eficacia, la seguridad y la calidad que se precisan, y afirmó que además no cumplen ni los requisitos básicos de comercialización ya que dispone de un etiquetado "de risa" en el que apenas se da información al consumidor.

El director general de Farmacia dijo que el proyecto de ensayo clínico tampoco dispone de las autorizaciones legales, y subrayó que no es verdad que cure al menos 40 patologías porque, dijo, "ese producto no existe ni existirá en los próximos cien años".

Alberto Talavera se preguntó que si el producto es tan revolucionario cómo Meléndez puede estar privando al resto del mundo de él, y afirmó que a cualquier país de Europa que quiere trasladar su investigación le exigirán los mismos requisitos que se le ha pedido en Canarias.

Afirmó que existe un listado de efectos adversos producidos por el consumo de estos dos aminoácidos, y subrayó que a pesar de que los pacientes de Meléndez los defienden la administración sanitaria debe velar por la salud integral de las personas a medio y largo plazo.

"La gente que está haciendo acopio del producto comete un atentado contra su salud pero bajo su responsabilidad" señaló Talavera, quién reiteró que el consumo de estos dos factores puede ser peligroso.

Rechazó que la administración tenga con sus acciones un interés económico y señaló que ni el departamento de Bioquímica de la Universidad de La Laguna, del que es catedrático Meléndez, ni la universidad, ni los colegios profesionales de médicos y farmacéuticos, apoyan a Meléndez, que con su investigación, dijo, le ha dado una "sonora patada" a todo el ordenamiento.

Respecto a la orden judicial solicitada por su departamento para intervenir los productos, Talavera señaló que la está tramitando el juzgado número dos de lo Contencioso-Administrativo.