'El Día' plantea una gran manifestación para cambiar el nombre de Gran Canaria

06/05/2007

En su editorial dominical, El Día vuelve a reclamar que Gran Canaria cambie su nombre y quede en Canaria. Reitera que esta Isla tiene un protagonismo que no se merece y, partiendo de la iniciativa planteada por un lector en una carta, defiende la convocatoria de una gran manifestación que reivindique esos planteamientos.

En una parte del editorial, El Día afirma lo siguiente: "El apoyo que sentimos de nuestro pueblo tinerfeño y canario, de nuestros lectores, nos obliga a no cejar en el empeño de solicitar que alguien con inteligencia y buena voluntad subsane los errores. Son cientos y cientos las cartas, los e-mail, los fax y las llamadas que recibimos para que no nos rindamos, para que insistamos en la idea de que un Estatuto como el que se "cuece" puede resultar fatal para el futuro de Tenerife, de su provincia y del Archipiélago en general. Porque si perviven las tres mentiras se oficializará una realidad irreal, una ficción, un Archipiélago falso, sustentado en patrañas.

Esta semana, el miércoles exactamente, publicábamos una Carta al Director, una más, que hoy reproducimos, que nos ha infundido, como todas, muchos ánimos porque nos deja entrever la esperanza de que el pueblo reaccione en la calle. La firma el señor A. E. Arvelo y se titula "Las 3 mentiras del Estatuto". Dice así: "En el Editorial de este diario del domingo 29 de abril, referente, una vez más, al vergonzoso disparate del Estatuto, pedían disculpas por su "pesadez" en tratar este asunto. Resulta obvio que la continua, valiente y documentada lucha de este Gran diario para que los políticos enmienden dichas mentiras, no va a corregir la sordera, tozudez y "mala uva" de los responsables. En las muchas tertulias, declaraciones, etc., tanto en las cadenas de TV como en la radio, no he visto ni oído aún a político alguno que se haya atrevido a, siquiera, comentar este tema: ello podría irritar a los "amos" canariones. Con las elecciones tan cercanas es impensable que lo hagan ahora.

Pienso que, posiblemente, la única forma para que este asunto sea tomado en serio y, además, tenga repercusión regional e internacional, sería acudir al método utilizado con éxito por nuestros hermanos los canariones: LA MANIFESTACIÓN. Es indudable que una manifestación bien organizada tendría un gran impacto, aún cuando no tuviese, ni por asomo, la participación de la celebrada en Canaria pidiendo la división universitaria.

El que suscribe no ha participado en manifestaciones, pero, si se llevase a cabo, a pesar de mis años, sí que acudiría".

Nada añadiremos a estas palabras, porque la misiva lo dice todo. ¿Ven como no estamos solos? Y se trata de una muestra de apoyo de las cientos que recibimos.

Podríamos recordar también el artículo con las reflexiones de la señora Dorta, desde Bruselas, que transcribimos el domingo pasado. En él se pregunta qué ocurriría en Baleares si la dividieran en dos provincias y se llevaran la capital a Menorca, o si sucediera lo propio en Madeira y le quitaran la capital para trasladarla a Porto Santo, en la isla del mismo nombre, o... Son numerosos los ejemplos. Si los leen, comprobarán los lectores cómo nuestra batalla es lógica, racional y justa.

LAS TRES MENTIRAS crean confusión y conducen a numerosas empresas y personas a concebir las Islas de una manera falsa. Ejemplo de ello, reproducimos hoy un mapa que aparecía en la Agenda 2006 editada por una empresa catalana del sector industrial. ¿Se dan cuenta de los disparates? Superponen la palabra Las Palmas a la Isla del Teide y dividen el Archipiélago en provincias e islas inexistentes. Por estos derroteros nos conducen la mentira y la aberración.

Lo peor de todo es que son los conductos oficiales, como las televisiones públicas, y en especial la autonómica, los encargados de difundir las patrañas y las milongas por toda España, por toda Europa, por todo el mundo. ¿Es que nadie defiende a Tenerife?, ¿dónde están los políticos tinerfeños con capacidad de mando?, ¿por qué no reaccionan? Son muchas las preguntas e inexistentes las respuestas".