El derribo de la biblioteca llega al Congreso

ETIQUETAS:

«El problema enorme que supone la amenaza de derribo de la biblioteca del Estado para Las Palmas de Gran Canaria no se arregla mirando para otro lado, ni echando la culpa a los jueces». El concejal de NC y diputado Pedro Quevedo quiere que el  ministro de Cultura, José Ignacio Wert, responda en el Congreso.
La estrategia del alcalde de la capital grancanaria, Juan José Cardona, «no ayuda en nada a resolver el grave problema que tiene esta ciudad con la sentencia judicial que ordena el derribo de la biblioteca del Estado». Así lo considera al menos el concejal de Nueva Canarias (NC) en la ciudad y diputado por Las Palmas Pedro Quevedo, que ayer registró en el Congreso tres preguntas dirigidas al ministro de Educación,  Cultura y Deportes, José Ignacio Wert, en las que se interesa el futuro del edificio.
«¿Conoce ese ministerio la posibilidad de que la biblioteca del Estado en Las Palmas de Gran Canaria pueda ser derruida por orden judicial?», es la primera de las preguntas formuladas. «¿Tiene previsto ese ministerio intervenir ante el Tribunal Supremo en relación con la sentencia que ordena el derribo de la biblioteca?», añade. Y la tercera: «La biblioteca podría ser derruida a raíz de una sentencia del Tribunal Supremo. En el caso de que esto ocurra, ¿tiene previsión ese ministerio de reponer con urgencia esa importantísima infraestructura cultural?», señala.
Para el diputado y concejal, la amenaza de derribo «es un problema muy serio, que no se arregla mirando para otro lado, ni echando la culpa a los jueces como hace de forma muy poco sensata el alcalde, Juan José Cardona, con tal de escurrir el bulto y de eludir la responsabilidad que arrastra el PP desde que originó el problema en 1997, al otorgar una licencia de obras sin las debidas garantías». Quevedo, junto al resto de la oposición municipal, insiste en que tanto Cardona como José Manuel Soria, alcalde en aquellas fechas, «deben dejar resuelta la financiación» de una nueva biblioteca «antes de dimitir si finalmente se derriba la actual».