El deportivo Toyota FT-86 ya va tomando forma

Será el primero en combinar el sistema de inyección D-4S de la firma japonesa con la arquitectura de un motor tipo bóxer

A.M.

Toyota sigue adelantando datos de su futuro FT-86. Ahora sabemos que el modelo que se lleve a producción será el primer vehículo en combinar el sistema de inyección D-4S de la marca (inyección directa unida a la tradicional indirecta), con la arquitectura del motor bóxer de Subaru. En este sentido, el propulsor de 2.0 litros de aspiración atmosférica es el resultado del desarrollo conjunto de ambos fabricantes, que han sumado su experiencia técnica y su pasión por los vehículos deportivos. El resultado final supone un incremento de la potencia y del par, sin sacrificar los niveles de consumo de combustible ni el comportamiento medioambiental. De igual manera, la mecánica de cuatro cilindros se combinará con una transmisión manual o una caja automática, ambas de seis velocidades. El sistema manual ofrecerá un cambio rápido y preciso de corto recorrido, mientras que la otra contará con unos cambios deportivos controlados por las levas montadas en el volante. La potencia se distribuirá eficazmente a las ruedas traseras a través de un diferencial de deslizamiento limitado. Sobre una plataforma totalmente nueva con motor delantero y tracción trasera, el vehículo de la marca nipona ofrecerá al conductor una gran estabilidad y maniobrabilidad, sin perder rapidez ni agilidad al entrar o salir de cualquier curva. Equilibrio El modelo definitivo de producción del Toyota FT-86 se desarrollará alrededor de la idea de un equilibrio único, gracias a sus dimensiones compactas, su estructura ultra rígida y de peso ligero, y su bajo centro de gravedad. Todo ello garantiza la mejor relación posible entre potencia y peso, proporcionando un auténtico placer de conducción. El FT-86 II mide 4,24 metros de longitud y cuenta con una distancia entre ejes de 2,57 metros. Toyota lo presentó durante el último Salón de Detroit en 2010 y ya sabemos que tendrá su aparición definitiva a lo largo de 2012.