El consumo pierde 130 millones sin la paga de los funcionarios

Se acerca la navidad y al mismo ritmo crece el desánimo en aquellos negocios que suelen gozar en estas fechas de su momento dorado: comercios, restaurantes, bares, hoteles... La retirada de la paga extra de los funcionarios ensombrece una panorama ya complicado, ya que supone que habrá unos 130 millones de euros disponibles para gastar. Este año, todo apunta a que la mala marcha del consumo en los últimos meses -derivada de un paro creciente, subidas de impuestos y recortes salariales, entre otros- se mantendrá incluso en el período navideño.
Y es que los funcionarios, que han sido los que fundamentalmente han sustentado la demanda interna en los cinco años de crisis, se han visto obligados a cerrar el grifo de forma radical tras decidir el Gobierno que estas navidades no tendrán paga extra. Además, la previsión de ajustes en el sector público hacen anticipar cambios en las condiciones laborales que podrían pasar por recortes salariales, e incluso, despidos.
Desde 2007 y hasta la fecha, los funcionarios han ido recortando sus gastos. Aunque seguían ganando lo mismo que antes de la crisis, la psicosis que generaron en el conjunto de la población las malas noticias económicas les llevó a recortar ligeramente sus compras. Ahora, con la pérdida de su paga la contención del gasto será sustancial. Así lo aseguran los funcionarios consultados por este periódico, que señalan que se acabaron los grandes regalos, con la única excepción de los niños. Según reconocen, el gasto se reducirá respecto a años anteriores aunque sí que se buscará hacer más por menos, de cara a que los pequeños noten lo menos posible la crisis.
    El presidente de la Confederación Canaria de la Pequeña y Mediana Empresa (Cecapyme), Prudencio Lorenzo, trata de mantener el optimismo aunque reconoce que es bastante difícil en la actual coyuntura. «Estamos a la expectativa a ver lo qué sucede. Nosotros creemos que la pérdida de la paga de los funcionarios va a suponer un fuerte golpe para el comercio pero hay que esperar a ver qué pasa», señala Lorenzo.
    Las grandes empresas de distribución no quieren perder la esperanza. Así al menos, lo apunta el secretario general de la Asociación de Grandes y Medianas Empresas de Distribución (Asodiscan), Álvaro Rojas. «Somos moderadamente optimistas. Hay que esperar a que lleguen las navidades porque aunque la cosa está difícil siempre en estas fechas nos volvemos muy generosos y sube el gasto», indica.
   
bares y restaurantes. El sector de la restauración, los bares y cafeterías se pone en lo peor. El secretario de la Federación Canaria de Ocio (Fecao), Antonio Vélez, asegura que estas navidades serán una debacle para el sector, ya que los funcionarios dejarán de salir a comer fuera de casa como lo hacían en años anteriores. «Están recortando el gasto y en navidades lo vamos a notar mucho», asegura Vélez. Especialmente importante será el ajuste en aquellas familias con un sólo ocupado y que éste esté empleado en lo público y aquellas integradas por dos funcionarios.
La Federación de Usuarios y Consumidores Independientes (Fuci) estima que los canarios gastarán este año un 14% menos que en 2011. El presupuesto de cada canario será de 430 euros frente a los 500 de las navidades del pasado año. La cifra es ya casi la mitad de lo que cada isleño  desembolsó en 2007 y que ascendió a 807 euros. La cifra de este año vuelve a colocar a Canarias como la región con menos gasto en línea con su situación económica y una tasa de paro que roza el 34%.
Los canarios dejarán de gastar sobre todo en el ocio, que, según la Fuci, cae un 72%, hasta los 60 euros y frente a los 215 de 2007. A continuación se sitúan los regalos y juguetes, a los que destinarán 135 euros frente a los 235 de hace cinco años. En lotería gastarán 75 euros, un 36% menos (en 2007 fueron 118 euros). En la alimentación es donde menos reducen, un 33%, hasta los 160 euros y frente a los 239 de hace cinco años.