El consistorio pide a Hacienda que le deje bajar el tipo del IBI este año

Gaumet Florido
GAUMET FLORIDO

Telde agota todas las posibilidades a su alcance para evitar que este año los vecinos noten una nueva subida en el recibo del IBI. Su última baza está en Madrid, de ahí que haya mandado una carta al Ministerio de Hacienda para pedirle que le deje bajar el tipo impositivo del IBI para este ejercicio. Es muy difícil que Madrid acepte.

El gobierno local prometió que el recibo del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) no iba a subir este año y, de hecho, aprobó en 2013 anular la subida del tipo impositivo prevista para este ejercicio. Pero, de forma paralela, y sin prever, en principio, las consecuencias, sí solicitó para 2014 una actualización de los valores catastrales de las viviendas, lo que en la práctica se ha traducido en un aumento medio de un 10% de esos valores, que tendrá su reflejo en los recibos. Lo cierto es que la alcaldesa, Carmen Castellano, y su equipo de gobierno se han propuesto evitarlo a toda costa. Y entre las opciones que tiene sobre la mesa figura la de que el Ministerio de Hacienda haga una excepción y le permita aprobar este año una bajada del tipo, del 0,625 actual al 5,7, para así amortiguar esa subida de los valores catastrales de las casas, que, por lo que apuntan fuentes municipales, ya no tiene marcha atrás.

¿Y por qué necesita permiso si la bajada o subida de tipos es una competencia municipal? Primero, porque con la reciente legislación en materia económica, producto de la crisis, el Estado ya no permite a los ayuntamientos que bajen sus impuestos así como así. Y segundo, y aún más importante para este caso, porque las subidas o bajadas de los tipos solo se pueden aplicar por ley, salvo excepciones, en el ejercicio económico siguiente, pero no en el que está en vigor, que es lo que pretende Telde.

En espera de lo que diga Madrid, el gobierno local adoptó días atrás una medida insólita e histórica: suspender de forma temporal el cobro del IBI, que estaba previsto entre el 4 de agosto y el próximo mes de octubre. El problema es que las fuentes consultadas ven con pesimismo que Madrid autorice bajar el tipo este año y que se aplique en los recibos de este mismo año.