El concurso de hemodiálisis ve la luz tres años después

10/02/2014
ETIQUETAS:

La adjudicación del servicio de hemodiálisis en los hospitales universitarios de Gran Canaria Doctor Negrín y de Lanzarote José Molina Orosa es inminente, según afirma  Sanidad. Esta semana se conocerá el nombre de la empresa que prestará servicio a los enfermos renales. Con ello se zanja, después de 3 años, el polémico caso ‘Lifeblood’.

La Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias prevé adjudicar el servicio de hemodiálisis de los hospitales universitarios de Gran Canaria Doctor Negrín y de Lanzarote Doctor José Molina Orosa en días. El nombre de la empresa se conocerá a lo largo de esta semana, casi tres años después de que estallara el caso Lifeblood.
Se trata del mismo servicio que le fue adjudicado a la empresa Lifeblood el 19 de octubre de 2010, unos días antes de la ruptura del pacto de Gobierno entre Coalición Canaria y Partido Popular, que desencadenó un escándalo político y judicial bajo la sospecha de corrupción y en el que la citada empresa a pesar de no poseer experiencia y dedicarse exclusivamente al sector inmobiliario, resultó ganadora. Las presuntas irregularidades en torno a su concesión llegaron al juzgado, pero la causa fue archivada en octubre de 2012 y propició la anulación administrativa del concurso. Estas circunstancias obligaron a la entonces Consejería de Sanidad, en manos de Fernando Bañolas (CC), a prorrogar el servicio de hemodiálisis por tres años a Baxter, la anterior adjudicataria.
Finalmente, en abril de 2013 se convocó el concurso público para la prestación del citado servicio en las unidades asistenciales de ambos centros hospitalario, no sin antes reformular las bases y las condiciones del mismo.
Según el Boletín Oficial de Canarias (BOC), el valor del contrato es de 105.243.153 millones de euros por la prestación del servicio durante un periodo máximo de 15 años, es decir, algo menos de 19 millones de euros respecto a la adjudicación anterior a Lifeblood en 2010. 

Se presentaron al concurso las empresas TS Servicios Diálisis S.L.U.; Diaverum Servicios Renales S.L.: Avericum S.L.; Fresenius Medical Care Services Canarias S.L.; y Clínica San Roque S.A. El abogado y empresario Francisco Javier Artiles, el que fuera principal acusado en el caso Lifeblood, se presentó de nuevo al concurso al frente de la empresa Avericum S.L.  Además, la citada mercantil ofreció la mejor oferta económica de todas las que concursan el pasado 9 de diciembre, fecha en que se abrieron las plicas en el Servicio Canario de Salud con la presencia de los interesados y los técnicos de la administración.

Nuevas condiciones. Las consecuencias que tuvo el polémico concurso anterior obligaron a la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias revisar las condiciones del concurso. En esta ocasión, para evitar reincidir en errores,  la Administración apuntó como condición sine qua non que los licitadores hubieran gestionado servicios de hemodiálisis, en el ámbito público o privado, durante al menos tres años.