El Colegio de Médicos de Las Palmas recurrirá el recorte sanitario

Anuncian acciones judiciales y manifiestan su negativa a rechazar el principio de libre prescripción del medicamento. La entidad advierte que el recorte es el mayor que se lleva a cabo en España y afecta a uno de los sistemas sanitarios peor situados, por lo que "puede abrir una brecha que no se recupere en muchos años". A continuación se reproduce el comunicado remitido este jueves por el colegio.

CANARIAS7

Ante el recorte presupuestario que ha sufrido la sanidad canaria para el año 2011 y la resolución de la presidencia del Gobierno de Canarias de 2 de noviembre para reducción del gasto público, la Junta Directiva del Colegio Oficial de Médicos de Las Palmas, asumiendo su responsabilidad ante la sociedad, emite el presente comunicado:. "Queremos alertar al conjunto de la población para que sea consciente de que Canarias ha sido la Comunidad Autónoma que mayor recorte ha hecho del presupuesto sanitario, alcanzando casi el triple de la media nacional. El recorte supera los 300 millones de euros, una disminución del 11,7% frente al año 2010. Esta descapitalización de la sanidad canaria ocurre sobre un sistema sanitario de los peores situados entre las diferentes comunidades autónomas. La conjunción de estos dos factores puede abrir una brecha que no se recupere en muchos años. Semejante recorte contraviene las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud, que aconseja que en esta época de crisis económica no se disminuyan los presupuestos sanitarios. Creemos que este recorte, junto al inevitable crecimiento de la demanda sanitaria, afectará a la calidad asistencial y que sus efectos persistirán más allá del próximo ejercicio. A pesar de todo lo expuesto, los médicos nos comprometemos a intentar minimizar las consecuencias que tan drásticas medidas puedan tener sobre la asistencia sanitaria, como podrían ser: el incremento de las listas de espera o la disminución del tiempo dedicado a cada paciente. Por otra parte, manifestamos que todas estas medidas se han hecho de espaldas a los médicos y a todo el colectivo sanitario a los que no se podrán pedir posteriores responsabilidades. Asimismo, esta resolución incluye un apartado en el que se da la razón a la Administración frente al profesional en el silencio administrativo. Este hecho de menospreciar a los profesionales conduce siempre al deterioro de los sistemas públicos como ha ocurrido en educación donde se ha colocado a España en la cola de Europa y a Canarias en la cola de España. El incumplimiento previsto en muchos compromisos de ámbito laboral y salarial puede desmotivar a los profesionales sanitarios provocando un daño que puede ser irreparable. De esta manera, la institución colegial está preparando una reclamación para presentar ante el Tribunal Contencioso Administrativo antes del próximo 3 de enero. Siendo respetuosos con las organizaciones sindicales, este Colegio profesional deja en sus manos todas las acciones que estimen oportunas para reivindicar los derechos laborales y salariales de los médicos. No obstante, en la resolución de 2 de noviembre, existen intenciones e indicios que podrían condicionar el ejercicio profesional y que, siendo competencia de este Colegio de Médicos, no estamos dispuestos a admitir. La decisión de no renovar las publicaciones científicas de las bibliotecas de los centros sanitarios repercute negativamente en los estudiantes de Medicina, en la formación de especialistas, en la formación continuada del médico, en la investigación médica y, como resultado de todo ello, en la calidad de la asistencia sanitaria. En este sentido, el presidente del Colegio de Médicos, Pedro Cabrera, advirtió que “nos estamos jugando la salud de nuestros enfermos porque los médicos necesitamos estar constantemente informados sobre los nuevos avances que se producen en Medicina”. Por ello, consideró que esta prohibición debería posponerse hasta que la prevista Biblioteca Virtual estuviese plenamente operativa. Por otra parte, bajo ningún concepto, el colectivo médico renuncia a la garantía que supone para el ciudadano el principio de libre prescripción, los médicos seguiremos eligiendo para nuestros enfermos el fármaco más adecuado, rechazando imposiciones unilaterales de la administración sanitaria. Por último, pensamos que en el presupuesto del año 2011 existen múltiples capítulos en los que se podría ahorrar sin que tuviesen la repercusión social que tiene la sanidad, algunos de estos capítulos son vox populi. Dentro del sector sanitario, se podría disminuir el gasto eliminando las múltiples bolsas de ineficiencia que persisten en el sistema y mejorando la gestión clínica en corresponsabilidad con los profesionales sanitarios que siempre estaremos dispuestos al diálogo y al consenso".