El coche nos hace insostenibles

Un estudio patrocinado por Siemens sitúa a Las Palmas de Gran Canaria como una de las grandes ciudades españolas con peores índices de sostenibilidad ambiental. El transporte es la gran asignatura pendiente: es la urbe, sólo superada por Vigo, que más usa el coche privado.

Javier Darriba
JAVIER DARRIBA

Los ciudadanos de Las Palmas de Gran Canaria están entre los que más dióxido de carbono emiten a la atmósfera, según los datos contenidos en el informe 25 ciudades españolas sostenibles, elaborado por la consultora Análisis e Investigación para Siemens y verificado por la auditora KPMG, donde se analiza la situación de las diecisiete capitales autonómicas, junto a Málaga, Bilbao, Alicante, Córdoba, Vigo, Gijón, L’Hospitalet de Llobregat y La Coruña, donde vive el 30 % de la población nacional.

El exagerado índice de motorización y el elevado consumo de agua se perfilan como las principales causas de que cada ciudadano de la capital grancanaria emita 7,23 toneladas de dióxido de carbono, seis veces más que los logroñeses y el triple que los madrileños.

En efecto, la capital grancanaria es la ciudad más dependiente del coche privado -sólo superada por Vigo-, lo que confirma el diagnóstico del plan de movilidad urbana sostenible, que detectó un crecimiento del 43% en el uso del coche en las dos últimas décadas. Y cuantos más coches hay en circulación, más emisiones de gases contaminantes se producen.