El cicloturismo, una auténtica mina de oro

13/02/2012

El periódico italiano La Gazetta dello Sport, referente mundial en la prensa deportiva y en cuya edición digital se contabilizan cuatro millones de visitas diarias, informó 26 veces durante un año sobre las bondades de la Vuelta Cicloturista Internacional Maspalomas-Gran Canaria, evento convertido ya en cita obligatoria para la ingente comunidad internacional de aficionados a la bicicleta.

Es más, La Gazetta calificó a las Islas Canarias como el mejor destino posible de todo el planeta para practicar esta modalidad. Un clima privilegiado, capacidad hotelera de calidad, carreteras en óptimo estado, condiciones geográficas inmejorables...

Ahora que dar pedales vuelve a estar de moda es de justicia reconocer la semilla plantada en 1988 en Gran Canaria por Ángel Bara y que, 24 años después, ha germinado de una manera pletórica, convirtiendo a la Isla en centro neurálgico para el pelotón multitudinario que practica esta disciplina.

No sólo se traduce en dorsales cada edición de esta convocatoria consolidada. También en miles de euros para la economía de Gran Canaria. Y en tiempos en los que la crisis parece que no respeta a nadie, que en la Isla, desde hace más de dos décadas, se haya establecido el campamento base de una bolsa gigantesca de turistas que pueden dinamizar como pocos todos los sectores claves de la economía supone una bendición.

El impacto mediático de esta prueba invernal la convierte en punto de peregrinación ineludible para miles de entusiastas que inundan las carreteras del Sur durante el invierno. Pero no sólo se limitan los movimientos a los días del evento. A lo largo de todo el año se detecta movimiento de especialistas que aterrizan en Gran Canaria con el objeto de entrenarse.

Sin ir más lejos, en estas fechas el italiano Marco Velo, de incógnito, está en Gran Canaria disfrutando de la orografía del lugar. Es el último nombre de una lista kilométrica  que llega atraída por el Pico de las Nieves (considerado «el más duro de Europa» por los especialistas en la materia) y los atractivos, de todo tipo, que encuentran en Maspalomas y alrededores. «Si los empresarios se concienciaran de lo que tenemos con el cicloturismo, nos convertiríamos en una potencia mundial imbatible en el sector», avisa Ángel Bara, un pionero incansable.