El casco histórico se queda sin tráfico rodado desde el jueves

Desde este jueves estará prohibido circular y estacionar en las calles del casco histórico de Santa Brígida afectadas por las obras de rehabilitación de este conjunto que se van a iniciar ese día. La medida no es temporal, porque cuando acaben las obras todas esas calles serán peatonales.

Jesús Quesada
JESÚS QUESADA

Los vecinos de las calles del casco histórico de Santa Brígida tendrán que acostumbrarse a partir de este jueves, y al menos hasta el 30 de enero de 2007, a aparcar sus vehículos lejos de sus casas. Ese día comenzarán los trabajos de rehabilitación proyectados en nueve calles y la plaza de la iglesia para, entre otros objetivos, dejar ese conjunto como zona exclusivamente peatonal, en su totalidad. Las obras se llevarán a cabo en las calles Real, Castelar, Enmedio, Heredad de Satautejo, Manuel Morales Padrón, Fermín Monzón Barber, Calvario, Muro y el tramo de la calle Nueva que va del Ayuntamiento al cruce con el Paseo de Guiniguada. En algunas de ellas, como son Real, Nueva y Castelar, se permite hasta ahora la circulación, lo que no ocurrirá cuando la rehabilitación esté terminada, salvo para vehículos especiales y acceso de los residentes a los garajes. Desde el jueves todas esas calles se cerrarán al tráfico, excepto el citado tramo de la calle Nueva, hasta que terminen las obras, lo que en principio está programado para el próximo 30 de enero. En el caso de la calle Nueva, seguirá abierta a la circulación, como hasta ahora, durante un mes, aproximadamente. La empresa adjudicataria de los trabajos, Petrecan, ha reducido a la mitad el plazo de ejecución con el que el proyecto salió a concurso. De los nueve meses que había previsto el Cabildo, a los cuatro y medio que ha ofrecido la adjudicataria con la condición de que durante todo ese tiempo el tráfico no circule por el casco histórico de la villa. El concejal de Vías y Obras, Lucas Bravo de Laguna (PP), afirma que « vale la pena reducir el tiempo de las molestias» y explica que las obras permitirán una renovación integral de los servicios públicos de saneamiento, alumbrado, abasto y otros, así como la canalización subterránea de todo el cableado aéreo y el adoquinado de las calles que no disponen de pavimento de cantería. En las que sea posible se recuperará el adoquín tradicional de Santa Brígida y en las que no se instalará piedra gris. También se eliminarán las barreras arquitectónicas. El portavoz del grupo de gobierno municipal adelantó que el Cabildo, que financia el presupuesto de poco más de un millón de euros previsto para ejecutar esos trabajos, quiere presentar el proyecto de rehabilitación en un acto público a celebrar mañana por la tarde en el casco histórico.