El Cardonal, el más industrial

La zona del Cardonal-Cerrillal, en Gáldar, es la más óptima para la ubicación del futuro polígono industrial comarcal del Norte de Gran Canaria. Sin embargo, no todo está dicho, ahí irán radicados, en principio, medio millón de metros cuadrados de suelo industrial. Falta por ubicar otro tanto.

El Estudio de la localización y jerarquización de terrenos para la ubicación del polígono industrial comarcal en el norte de Gran Canaria, realizado por la empresa pública Sociedad para el Desarrollo Económico de Canarias (Sodecan) y presentado ayer por el presidente de la Mancomunidad del Norte, Fernando Bañolas, y el consejero de Economía del Gobierno de Canarias, José Carlos Mauricio, acota a cuatro las zonas donde se puede ubicar dicho área industrial. Tres de ellas se encuentran en Gáldar ?Cardonal-Cerrillal, Lomo Herrera y Barranco y la Vega, por orden de valoración? y una en Guía ?Llanos Norte?. Sin embargo, el suelo que reúne más condiciones para albergar el citado polígono es Cardonal-Cerrillal. No obstante, esta localización sólo cuenta con medio millón de metros cuadrados de terreno, y el futuro polígono industrial sería de un millón de metros cuadrados. Según Bañolas, la «primera fase» del polígono industrial se localizaría en el Cardonal, y una segunda fase podría ubicarse o bien cerca de esta zona ?susceptible de ampliación hacia el sur y hacia el oeste hasta una superficie de más de un millón de metros cuadrados? o bien en Guía, el segundo lugar más idóneo. Suelo barato. La proximidad al Puerto de Agaete, a la autovía, el tipo de suelo ?un 40% son terrenos de cultivo en estado de abandono y un 60% en explotación agrícola?, las posibles conexiones eléctricas, hidráulicas y de telecomunicaciones, así como el número de propietarios afectados ?17 parcelas?, entre otros condicionantes, han inclinado la balanza hacia el Cardonal-Cerrillal. Según José Carlos Mauricio, el Gobierno de Canarias está dispuesto a correr con todos los gastos para montar el polígono. Expropiaría y urbanizaría la parcela elegida por la Mancomunidad, para entregarla luego al Ayuntamiento correspondiente, que en ningún caso podrá venderla «ni especular», sino que deberá entregarla a empresas dispuestas a radicarse en el polígono, a través de una concesión administrativa de unos 75 años de duración. Se trata de «ofertar suelo barato» para conseguir que las empresas, aprovechando la ampliación del Puerto de Agate, se instalen en la comarca.

Temas

Arucas