Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este domingo 21 de abril
El cambio de color en lunares puede ser una señal de cáncer de piel, evitable con el uso de protección solar

El cambio de color en lunares puede ser una señal de cáncer de piel, evitable con el uso de protección solar

Europa Press

Martes, 21 de julio 2020, 21:42

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Tomar el sol sin protección puede llegar a provocar cáncer de piel y uno de los síntomas de alerta es el color ya que "es posible observar áreas rojas, blancas o azules dentro de un lunar negro o marrón", ha explicado la oncóloga de la Asociación Helping Cáncer, Laura Vidal. De la misma manera, este tipo de tumor puede ser visible a través de la asimetría, los bordes, el diámetro y la evolución de las manchas o lunares. La experta advierte de que una de las señales de alerta es cuando el lunar es uniforme, produce picor y hasta sangrado. "La relación que nuestra sociedad ha establecido entre el bronceado, la belleza y la salud está provocando que la tasa de cáncer de piel vaya en aumento con los años. La gente no es del todo consciente de los efectos nocivos de la radiación solar y, desgraciadamente, los efectos del abuso del sol en la piel se acumulan y más tarde pasan factura". CÓMO PREVENIR En el momento en que resalta la evolución y el tamaño del lunar es superior a seis milímetros, es importante observarlo y acudir a un experto para que lo valore. Es imprescindible protegerse del sol, no solo en la playa, también en la montaña, ciudad o mientras se practica deporte. Por ello, la oncóloga recomienda ponerse crema solar 30 minutos antes de tomar el sol para que haya penetrado correctamente en la piel, así como usar fotoprotector de nivel 30 a 50 en cuerpo, cara y labios. Para no perder la acción de la fotoprotección se debe renovar la crema solar después del baño o cada dos horas. No es aconsejable tomar el sol entre las 12.00 y las 16.00 horas porque es cuando hay una mayor radiación solar y afecta más a la piel. Además, durante las horas de mayor exposición solar, se recomienda el uso de gorras y viseras. Por último, la experta ha señalado que hay que realizarse revisiones anuales con dermatólogos para controlar posibles anomalías en pecas y lunares con el fin de prevenir la enfermedad.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios