El Cádiz sale vivo del Pizjuán y pasa a cuartos

El Cádiz dio la sorpresa de los octavos de final de la Copa del rey al eliminar al Sevilla en el Sánchez Pizjuán. Los gaditanos aguantaron los 90 minutos de ataque continúo de los locales.

COLPISA

El Sevilla lo hizo todo por remontar el resultado adverso que se traía el Cádiz del encuentro de ida. Dominó todas las parcelas del juego desde el comienzo. No dejó que los gaditanos hicieran algo. Se apoderó del balón y comenzó a tocar para buscar el hueco en el que pudieran hincar el diente a la férrea defensa planteada por Espárrago.

Pero no era suficiente . El juego sevillista, lleno de pasión -empujado por su público- y presión se acababa en el borde del área. Los delanteros no funcionaban, para desesperación de la parroquia local. Veían cómo el equipo dominaba pero no culminaba con el gol que le diera el pase a los cuartos de final. Ni Kepa ni Luis Fabiano, los únicos delanteros en perfectas condiciones -Kanouté se resintió de unas molestias- culminaban los balones que les daban sus compañeros. Por su parte, el Cádiz se sentía hasta cierto modo cómodo. Con su fútbol guerrillero intentaba jugar el otro fútbol, el de cortar cuanto antes cualquier jugada que surgiera. Y resistió todos los ataques, incluso la salida del delantero francés, que le dio otro aire a la delantera. Pero ni el fútbol directo sirvió. Otra decepción en el año del centenario.