El Ayuntamiento inicia los trámites para obtener la declaración de Vegueta como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco

20/07/2005

El Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria continúa trabajando para que el conjunto histórico de Vegueta-Triana, núcleo fundacional de la ciudad, sea declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Con este objetivo, la alcaldesa Pepa Luzardo y la concejala de Cultura, Turismo y Carnaval, María Isabel García Bolta, se reunieron hoy con el historiador Alfredo Herrera Piqué y el director general de Patrimonio Histórico del Gobierno de Canarias, Moisés Plasencia, a fin de iniciar todos los trámites previos a la declaración.

El primer paso será ratificar el acuerdo en la Junta de Gobierno Local y remitir luego el expediente a la Consejería de Educación, Cultura y Deportes del Gobierno de Canarias para su posterior elevación al Consejo Regional de Patrimonio Histórico. Este órgano se encargará a continuación de trasladar la propuesta al Ministerio de Cultura, que será la administración que finalmente curse la solicitud de inclusión en la Lista de Patrimonio de la Humanidad ante la UNESCO.

El barrio de Vegueta fue declarado Conjunto Histórico Artístico de carácter nacional en el año 1973. El Ministerio de Educación y Ciencia fundamentó entonces la declaración en su patrimonio arquitectónico "inconfudible, digno del mayor respeto, y que se manifiesta en los elementos ornamentales de gran atracción y belleza, abundantes en ventanas, arcos, puertas, fachadas, balcones, celosías y escudos heráldicos”

A su vez, el barrio de Triana fue declarado Conjunto Histórico, Bien de Interés Cultural, en 1993 por el Gobierno de Canarias, quien valoró la “importancia monumental” de este enclave, donde, “aparte de dignos ejemplares de la arquitectura tradicional canaria de los siglos XVII y XVIII, se aúnan obras de los más importantes arquitectos contemporáneos que han trabajado en la Isla”.

El centro histórico de la ciudad es resultado de una larga evolución, en la que han incidido capítulos como los saqueos e incendios del finales del siglo XVI, la desamortización del siglo XIX o la perturbación arquitectónica de los años sesenta y setenta del pasado siglo. Para garantizar su protección, el Ayuntamiento aprobó en 1985 el Plan Especial de Protección y Reforma Interior (PEPRI), donde se establecieron las ordenanzas y normas que habrían de regir el ámbito urbano protegido. Este plan fue actualizado en el año 2000, ampliando el catálogo de edificios protegidos. De igual forma, el vigente Plan General Municipal de Ordenación incluye una relación de edificios del casco antiguo especialmente protegidos.

El Ayuntamiento también aprobó en 2001 un plan específico de protección en una parte de la zona de expansión decimonónica del norte del centro histórico, concretamente en el sector de la calle Perojo. Igualmente, las edificaciones escalonadas de los Riscos han sido objeto de ornato y embellecimiento en el año 2000, acentuando el colorido de sus pintorescas casas cúbicas, que constituyen un variopinto retablo de arquitectura popular ubicado en las laderas del Guiniguada.

Hay que recordar que el centro histórico de Las Palmas de Gran Canaria cumple con las directrices establecidas por el Comité para el Patrimonio Mundial Cultural y Natural para evaluar las candidaturas, y responde a los criterios recomendados a los países miembros cuando éstos solicitan la inclusión de alguno de sus Bienes Culturales en la Lista de Patrimonio de la Humanidad.