El anhelo de una nueva epopeya

David Ojeda
DAVID OJEDA

El Herbalife Gran Canaria inicia esta tarde (18.10 horas, La 1) su novena presencia en la Copa del Rey como el que afronta una epopeya, con la exigencia de tener sobre la pista una intensidad épica. Es el Real Madrid de Pablo Laso, desintegrador de récords y velocista consumado en el éxito, un enemigo de cuidado.

Si hay algo reconocible en el Gran Canaria, un patrón al que se le ha asociado desde el principio de sus días como equipo de élite, es su capacidad de sacar provecho en los escenarios más inesperados. Hay una coordenada única en los presagios previos a este enfrentamiento de cuartos de final. El Real Madrid es el favorito. No solo para encarar la afrenta contra los insulares; lo es para todas las competiciones que afronta.

Es el Gran Canaria, en cierto modo, un club que necesita de un trato paternalista. Quizá es un reflejo directo de su dependencia del dinero público, de la amplia potestad con la que cuenta el Cabildo para tomar decisiones por su condición de patrono. En ese contexto, hay personajes en la gestión del club que han vivido gran parte de las últimas tres décadas de la entidad, y que quieren consolidar en la crítica al equipo el mismo nivel de exigencia de cuando su exposición pública era inexistente.

Por suerte, esa reserva de eterna modestia ya no se percibe en una plantilla con gen ganador pese a los dos últimos meses. «Hasta donde yo sé no hay ningún equipo invencible», expresaba ayer a este diario el dominicano Eulis Báez, capitán del equipo claretiano. Con esa mentalidad, con las ganas de desatar la tormenta perfecta, el Herbalife Gran Canaria querrá sobrevivir en una competición de la que es uno de los actuales semifinalistas. El Real Madrid propondrá sus doce figuras y un partido de ida y vuelta, un ritmo en el que nadie osa desafiar su figura imponente de campeón.

Un Granca empequeñecido hace ya dos meses por la lesión de Xavi Rey, pero con el valor de los que persiguen una gesta, no dará por perdido el partido hasta el final. Dopados anímicamente por un triunfo de sudor en goteo incesante y espíritu anfetamínico contra el Laboral Kutxa el pasado domingo. Con la necesidad de recuperar el mejor nivel en nombres capitales como Nacho Martín o con la dependencia del mejor Hansbrough, según se ponga la luna sobre Málaga. La contienda necesita todo de todos. O máximo nivel o rendición.

Nominar el talento del Real Madrid, vigente campeón de Liga, es una tarea extenuante. Recurre durante los partidos Pablo Laso a un grupo repleto de calidad y prestaciones. Con Sergio Rodríguez dirigiendo a un nivel excelso, y afianzado Mirotic como mejor jugador de la temporada con el traspaso de Sekulic al baloncesto turco cerrado esta misma semana.