El Agujero se moviliza para no convertirse en otro Cho Vito

20/10/2008
ETIQUETAS:

La Demarcación de Costas de Las Palmas aún no se ha pronunciado, pero los vecinos de El Agujero ya han hecho una piña para defender sus viviendas, que corren el peligro de ser derribadas al incumplir la Ley de Costas y estar dentro del límite marítimo terrestre.

Son 24 casas, la mayoría de ellas de segunda residencia, construidas hace casi un siglo y heredadas de padres y abuelos. Su estado de conservación es impecable, la avenida marítima y los edificios colindantes son «una joya urbanística», hasta podrían ser «la octava maravilla del mundo», y las quieren hacer desaparecer, señala el portavoz de los vecinos afectados por la Ley de Costas, Juan Quintana.

El Agujero, junto a Sardina, son los barrios costeros más antiguos de Gáldar. Por este motivo, y porque es «un rincón precioso, en el que no existe ningún impacto medioambiental y en el que todo está muy cuidado, ya que todos los vecinos pintan las fachadas de sus casas para que no causen mala impresión», se tiene «absoluta fe» en que ninguna de las 24 edificaciones será derribada.

No obstante, están preocupados. Sólo hay que echar la vista atrás unas semanas y ver cómo, una a una, fueron cayendo las casas en Cho Vito, en Candelaria (Tenerife). Aún así, los vecinos creen fervientemente que son casos «totalmente distintos».

Negociación

Los afectados por la Ley de Costas no están sólos, pues han creado una comisión para defender sus hogares y tienen la ayuda del ayuntamiento, que ha organizado para hoy una reunión con el director general de la Demarcación de Costas de Las Palmas, Carlos Cárdenes, para intentar salvar estas viviendas total o parcialmente o buscar una alternativa.