El 75% de los docentes atendidos por ANPE denuncia que es imposible dar clase

EFE

El 75 por ciento de los 89 docentes atendidos durante el curso por el Defensor del Profesor en Canarias del sindicato ANPE entre noviembre de 2009 y 2010 denunció la imposibilidad de dar clase por la falta de disciplina en las aulas. Así lo ha denunciado hoy la representante del sindicato ANPE en Las Palmas María Perera, junto al Defensor del Profesorado en Canarias, Bernardo Huerga, quienes han indicado que el decreto que regula la convivencia en los centros, aprobado en otras comunidades ha logrado descender este porcentaje al 28 por ciento, pero en Canarias permanece en un "cajón" pendiente de su publicación. Según han indicado a Efe fuentes de la Consejería, el decreto está pendiente de aprobación por el Consejo de Gobierno de Canarias, una vez que termine de ser estudiado por los servicios jurídicos. El Defensor del Profesorado en Canarias desde que comenzó a funcionar hace dos años en las islas ha recibido un total de 186 llamadas, indicó Huerga, la última la pasada semana de una profesora de un centro, que se encuentra de baja laboral tras ser agredida hace una mes por un alumno y que denunció que desde el centro educativo no se activó el protocolo de actuación para estos casos. El alumno y el centro pidió disculpas por lo ocurrido a la profesora, cuya autoridad quedó en entredicho delante de los 35 alumnos que presenciaron cómo la arrolló su compañero, y al que no se le ha aplicado ningún tipo de castigo, informó Huerga. ANPE mantiene en Canarias cinco casos abiertos en los tribunales sobre agresiones de alumnos y padres y madres a profesores, uno de ellos en un juzgado penal, porque se ha considerado al docente como autoridad pública, una condición que la Comunidad de Madrid ha reconocido y que otras comunidades están en vía de ello y que reclaman también en las islas y para todo el Estado, indicó Huerga. Las agresiones graves a los profesores, sin embargo, según los datos que maneja ANPE, suponen el 2 por ciento del motivo de las llamadas de los profesores al Defensor en todo el Estado y, aunque se trata de los casos más graves, la situación es preocupante pero no alarmante, indicó el presidente estatal del sindicato, Nicolás Fernández. El presidente de ANPE sí expresó su inquietud por el aumento que se ha producido de casos de acosos y amenazas para cambiar las notas y el uso de las nuevas tecnologías para insultar y amenazar a los profesores, por el anonimato que permite el uso de redes sociales en internet. En el caso de Canarias, las llamadas recibidas por grabaciones y fotos de profesores colgadas en internet en los últimos doce meses suponen el 13 por ciento de las denuncias, informó María Perera. La sindicalista además expresó su preocupación por las presiones que reciben los profesores para modificar las notas cuando han sido suspendidos, que en el caso de Canarias han supuesto un 5 por ciento de las llamadas recibidas, así como por la actitud que mantiene la Consejería de Educación. Según Perera, un número importante de docentes ha denunciado que la Consejería de Educación "aprueba de forma automática" a alumnos que presentan reclamación por sus notas, pues en resoluciones emitidas por el departamento educativo no se justifica de forma objetiva el motivo del cambio de la calificación. Explicó que la reclamación del alumnado tiene un proceso, pues el estudiante vuelve a ser evaluado por un grupo de docentes del departamento o del equipo educativo que dictamina si ha sido o no bien evaluado, por lo que expresó su temor a que este tipo de resoluciones se conviertan en una práctica habitual para "maquillar" las cifras del elevado fracaso escolar que hay en Canarias.