El 60% de los inmigrantes que dicen ser niños mienten

17/11/2007

Muchos jóvenes inmigrantes afirman a su llegada a Canarias que son menores de edad para asegurarse un tratamiento diferente y la posibilidad de no ser expulsados, pero una simple radiografía del antebrazo a la mano y su osificación delata que más del 60% no lo es.

El jefe de Radiodiagnóstico del Hospital Materno Infantil de Gran Canaria, Víctor Pérez Candela, explicó que estos chicos llegan al centro acompañados por policías con una orden urgente del fiscal de menores para que se les realice la prueba ósea.

Para ellos es importante pasar por menores porque, en vez de ser enviados a un centro de internamiento para su posterior expulsión, son remitidos a uno de acogida y los tutela la Comunidad Autónoma, que gestiona sus permisos de residencia.

La primera prueba que se realizó a un inmigrante en el Materno se hizo en 1998, cuando se efectuaron 27, aunque en 1999 ya fueron 178 y en 2000 bajaron a 75, y a 32 en 2001.

En 2002 fueron 60, luego 104 y 68 en 2004, mientras que en 2005 hubo un nuevo repunte con 144, si bien el mayor aumento se produjo el pasado año, cuando se contabilizaron 577 pruebas, número que se eleva a 509 en lo que va de 2007, por lo que se estima que llegarán a 700 a final del año, dijo.

En octubre, citó como ejemplo, se realizaron 45 pruebas de las que 35 pertenecieron a mayores de edad y sólo en los primeros 15 días de noviembre se han realizado 125 radiografías.

Según datos de la Delegación del Gobierno en Canarias, los inmigrantes menores llegados a la provincia de Las Palmas en 2004 fueron 137.

En 2005 se registraron los primeros que llegaron a la de Santa Cruz de Tenerife: dos frente a los 107 de Las Palmas.

Ya en 2006 se contabilizaron 941, 544 de ellos en Las Palmas y 397 en Santa Cruz de Tenerife, y hasta el 31 de octubre de este año había llegado 539, 312 de ellos en la provincia oriental y 227 en la occidental.