Dos turistas mueren en un día de calor extremo

14/05/2012

Dos turistas ingleses de avanzada edad fallecieron ayer en los municipios de Mogán y Moya mientras hacían senderismo en un día de temperaturas extremas en la isla. Otras dos personas se encuentran ingresadas en estado crítico por el golpe de calor mientras que otros cuatro turistas también necesitaron de atención médica.

El primero de los sucesos tuvo lugar en el barranquillo de  Andrés, Mogán. A las 12.48 horas se alertó al Centro Coordinador de Emergencias y Seguridad (Cecoes 112) de que  un grupo de excursionistas ingleses de entre 61 y 78 años sufrían problemas de salud relacionados con las latas temperaturas.
Cuando el personal médico del Servicio de Urgencias Canario (SUC) llegó al lugar la mayor de las senderistas, una mujer de 78 años de edad, presentaba una parada cardiorrespiratoria. A pesar de que se le practicaron maniobras de reanimación nada se pudo hacer por ella y se certificó su fallecimiento.
Quien sí pudo ser reanimada de su parada cardiorrespiratoria producida por un golpe de calor fue a una de sus compañeras, de 66 años de edad. La turista tuvo que ser evacuada en helicóptero tras ser estabilizada al Hospital de Gran Canaria Doctor Negrín donde se encuentra ingresada en estado crítico.
El helicóptero GES también trasladó al Hospital de Gran Canaria a una tercera senderista de 65 años que presentaba una insuficiencia respiratoria y era ingresada en estado crítico, según el Cecoes 112.
El resto de senderistas, cuatro turistas británicos de entre 61 y 69 años, fue asistido por el personal médico del SUC en el lugar del incidente.

Azuaje. Poco después a las 15.00 horas el Cecoes 112 recibió una llamada de socorro de un senderista que advirtió de que su compañero se había precipitado por el barranco de Azuaje. Se trataba de dos turistas británicos, cuñados, que habían emprendido una ruta por este barranco hasta Fontanales donde tenían previsto pernoctar en Las Cabañas.
El Cecoes 112 dio aviso a la Policía Local de Moya que tuvo dificultades en encontrar a los heridos debido a que no habían informado adecuadamente de su situación. Finalmente, el helicóptero de rescate, que llegó de Tenerife, los avistó.
Tras su localización, la tripulación del GES accedió hasta el lugar en el que se encontraba el senderista, descolgándose de la aeronave mediante el procedimiento de grúa.