Dos canarios unen versos y pinturas en ‘Una isla imposible’

Carmen Delia Aranda
CARMEN DELIA ARANDA

El pintor canario afincado en Madrid, Andrés Delgado, y el joven poeta, también isleño, Luis Antonio González, han entablado un fructífero diálogo que se ha concretado en 15 cuadros y un poemario. El pintor inspiró versos y, a su vez, las palabras se tradujeron en nuevas imágenes que se pueden ver en una sala de Leganés. La amistad entre el joven escritor Luis Antonio González (Telde, 1983) y el pintor Andrés Delgado (Güímar, 1953) retroalimenta la poesía plástica de ambos. Las imágenes de los versos de uno se convierten en poéticas visiones telúricas del otro. Al final, ambos confluyen en Una isla imposible, un proyecto que se exhibe en la sala Antonio Machado de la madrileña localidad de Leganés hasta el 15 de febrero.

Este fructífero diálogo comenzó después de que Delgado le regalara una de sus pinturas a González, Donde habita el paisaje (n.36). «Era un cuadro que me obsesionaba porque, la primera vez que lo vi, aunque el 75% del cuadro es negro rasgado por una línea blanca, sólo me fijé en una franja de color que tiene en una esquina. No vi lo que tiene más peso, la mancha de oscuridad», relata González.

La obra le impresionó tanto que la fragmentó mentalmente en nueve espacios y escribió otros tantos poemas inspirados en cada uno de ellos. «Se los enseñé a Andrés, y comenzó a trabajar en una serie de 15 variaciones, con otras luces y otros paisajes sobre ese cuadro», explicó el joven poeta que ya ha publicado seis libros. El último de ellos, editado por Anroart, recoge estos nueve poemas pictóricos bajo el título Una isla imposible. El poemario fue presentado el pasado 20 de enero por el escritor Sabas Martín, coincidiendo con la inauguración de la exposición con los quince acrílicos.

En estas páginas, traducidas al alemán y al inglés, González retrata la oscuridad del cuadro con imágenes sobre el desprecio al amor, la violencia sentimental o los vacíos existenciales. PROYECTO CANARIO Y VIAJERO. Una isla imposible transitará por distintos puntos cardinales, explicó el poeta Luis Antonio González.

Por lo pronto, en abril, viajará a La Rioja, para exponerse en el Ateneo de Logroño. Además, en mayo, los quince acrílicos de Andrés Delgado y el libro del teldense enfilarán hacia Berlín, donde se prevén presentar al público.

El proyecto, que ha contado con el apoyo del Ayuntamiento de Leganés, también aspira a exhibirse en distintos puntos del Archipiélago canario y en Nuevo Méjico, en Estados Unidos.

La amistad entre los canarios ha sido fundamental en este proyecto. González conoció a Delgado en la Casa de Canarias de Madrid y la exposición ha sido posible por la mediación de Luis Arencibia, un teldense que gestiona la sala Antonio Machado y el museo al aire libre de Leganés.