Diez guardias civiles, detenidos por omitir tramites aduana a cambio de dinero

22/09/2008

Diez guardias civiles del servicio fiscal del aeropuerto de Gran Canaria han sido detenidos por pedir y cobrar dinero a extranjeros para cumplimentar sus trámites aduaneros en las instalaciones aeroportuarias, informaron a Efe fuentes de la Delegación del Gobierno en Canarias.

Los presuntos implicados convencían a determinados viajeros, con dificultades para comprender el idioma español, de la necesidad de darles una compensación económica a cambio de agilizar u omitir los trámites aduaneros en materia de control de equipajes o declaración de dinero para introducirlo en España.

Los agentes han sido arrestados tras una serie de investigaciones sobre las supuestas irregularidades que podrían ser cometidas por un grupo de miembros de la Guardia Civil del aeropuerto grancanario.

Los agentes han sido acusados de realizar de forma continuada actividades que podrían constituir, en unos casos, delitos de cohecho y coacciones, y en otros de blanqueo de capital, falsedad documental, hurto y omisión del deber de perseguir delitos.

Según un comunicado del Ministerio del Interior, hace algunos meses la Guardia Civil recibió información sobre diversas prácticas ilegales cometidas por algunos de sus agentes en el aeropuerto grancanario.

Los agentes implicados hacían entender a algunos extranjeros que llegaban al aeropuerto de Gran Canaria, en su mayoría ciudadanos coreanos, marroquíes o de otros países árabes, que tenían que abonar pequeñas cantidades de dinero para poder realizar sus trámites aduaneros "con normalidad".

Bajo la supervisión del juzgado de instrucción número 1 de Telde (Gran Canaria), la Comandancia de la Guardia Civil de Las Palmas organizó un dispositivo con el fin de localizar a los presuntos agentes corruptos, para lo que se emplearon medios tecnológicos de grabación.

Así, pudo determinarse que los guardias sospechosos formaban parte de la Sección Fiscal del aeropuerto.

La Guardia Civil ha subrayado esta tarde que pese a las detenciones, el servicio que prestan en el aeropuerto grancanario continuará "con total normalidad", sin que los trámites de tránsito de viajeros y equipajes "se vean afectados" por estos hechos.

Según la Guardia Civil, la operación continúa abierta y no se descartan nuevas detenciones.