Día de inundaciones y frío

25/01/2011

El sur de Lanzarote y el norte de Fuerteventura se llevaron la peor parte de la primera borrasca del año. En Arrecife se alcanzaron los 60 litros por metro cuadrado, mientras la media en el resto fue de 25 litros por metro cuadrado. La nieve cubrió el Teide y el Roque de los Muchachos y granizó en el Pico de la Nieves.

La primera borrasca del año, que ya se aleja rumbo al Golfo de Cádiz, se despidió en la tarde de ayer del Archipiélago dejando un panorama algo desigual en cuanto a las precipitaciones registradas. A diferencia de los frentes que barrieron las Islas a finales del año pasado, este frente repartió los fuertes chubascos por todo el Archipiélago.
«Las precipitaciones han sido sobre todo moderadas, llegando a casi todos los rincones de las Islas. El registro más alto fue en el sur de Lanzarote, donde se sobrepasaron los 60 litros por metro cuadrado. En el resto, la media de las precipitaciones fue de 25 litros por metro cuadrado», afirmó ayer Jesús Agüera, jefe de Predicción para Canarias Oriental de la Agencia Estatal de Meteorología.


El grosor del frente tormentoso, que entró poco después de las once de la noche del lunes entre La Palma y El Hierro, barrió las Islas de madrugada, registrándose dos picos de actividad en el Centro Coordinador de Emergencias y Seguridad (CECOES) 1-1-2 del Gobierno de Canarias. El primero de ellos entre las diez de la noche del lunes y la medianoche, y el segundo entre las 2.30 horas hasta las 5.30 horas de ayer. La mayoría de estas llamadas procedieron de los municipios lanzaroteños de Arrecife y San Bartolomé y los majoreros de Tuineje y La Oliva.


Por suerte, los servicios de emergencia se ciñeron a resolver pequeñas inundaciones, caída de piedras a la vía y achique de sótanos y aparcamientos. En el resto de las Islas las tormentas no ocasionaron grandes contratiempos, sobre todo por haber descargado en plena noche.


En Fuerteventura incluso se registró una moderada granizada sobre las cuatro de la madrugada, mientras en el Teide y el Roque de los Muchachos se acumularon hasta cuatro centímetros de nieve, gran parte de la cual desapareció con la retirada de la nubosidad. La cumbre de Gran Canaria tuvo que esperar hasta media mañana para ver cómo granizaba sin llegar a cuajar. Izaña no superó el grado durante la mañana; en el Pico de las Nieves se mantuvo por encima de cuatro grados y tres en el Roque de los Muchachos.


El Hierro fue la primera en abandonar el aviso naranja, a las 13.30 horas, pasando a amarillo. Siguiendo el guión establecido, a las 18.00 horas se levantó el aviso en el resto. Desde el mediodía el viento comenzó a arreciar, sobre todo en las medianías y zonas altas de Tenerife, Gran Canaria y La Palma. El oleaje se prevé fuerte hasta las siete de esta mañana en Lanzarote y Fuerteventura y en la costa norte de las islas capitalinas.