Devoción y diversión se dan la mano

Arucas vivió ayer su día grande, festividad de San Juan Bautista, patrón del municipio. La devoción al santo, con la tradicional misa y la posterior procesión, se mezclaron ayer con la música, los bailes, la artesanía y los oficios de siempre. Hubo de todo y para todos.

P.V.S.

El día más destacado de las fiestas que cada año Arucas celebra en honor a su patrón, San Juan Bautista, se desarrolló ayer como se esperaba. Los actos religiosos se alternaron con los lúdicos, y fueron muchos los vecinos de municipio que participaron activamente. A la cita no faltaron, como otros años, numerosos visitantes venidos de otros puntos de la Isla. La jornada empezó ayer a las nueve de la mañana con la Subida a la Montaña de Arucas. Para los menos deportistas, desde primeras horas de la mañana se inauguró la Feria de artesanía, oficios y tradición, en la que se pudo degustar productos de la tierra, escuchar música canaria y apreciar el trabajo realizado por el área de folclore de las Escuelas Artísticas Municipales de Arucas. Cómo no, al tiempo tuvo lugar un oficio religioso en la Parroquia de San Juan Bautista, y posteriormente la tradicional procesión. El programa festivo incluyó, ya por la noche, un espectáculo de fuego, gigantes, cabezudos y música que se desarrolló desde la Plaza de la Constitución hasta la de San Juan a partir de las 23.00 horas, con verbena incluida. A su vez, en la Casa de la Cultura tuvo lugar una sesión de cuentos para adultos.

Temas

Arucas