Detienen a 24 militares y trabajadores de hospital atacado en Kabul

15/03/2017
ETIQUETAS:
- asia

Veinticuatro miembros del equipo de seguridad y empleados del hospital militar atacado hace una semana en Kabul han sido detenidos por las autoridades afganas por negligencia y presunta complicidad con cinco insurgentes que causaron medio centenar de muertos, informó este miércoles el gobierno.

Los miembros de las fuerzas de seguridad detenidos, con rangos que van desde soldado hasta general, están siendo interrogados por negligencia y hay sospechas de que miembros del personal administrativo "hayan tomado parte en el ataque", dijo este miércoles en rueda de prensa el jefe de inteligencia del Ministerio de Defensa, general Helaluddin Helal.

De acuerdo con los resultados de la investigación, un grupo de cinco atacantes, y no cuatro como se había indicado inicialmente, asaltaron el pasado día 8 el hospital militar Sardar Muhammad Dawood Khan.

Las pesquisas señalan que el asalto, reivindicado por el grupo terrorista Estado Islámico (EI), fue planeado desde "fuera del país", explicó el general Helal, sin mencionar explícitamente a Pakistán, al que Kabul acusa de albergar a grupos insurgente que atacan en territorio afgano, y añaden que en él participaron afganos y "extranjeros".

En los últimos días el número de muertos en la acción se elevó a 55, incluidos los atacantes, después de que varios de los heridos sucumbieran a sus lesiones en varios hospitales, donde todavía permanecen ingresadas 31 víctimas del asalto, precisó Helal.

El responsable de inteligencia detalló que cerca de 4.000 personas, incluidos  2.000 trabajadores del centro, visitan diariamente el hospital militar, por lo que procedimientos de seguridad fallan en algunas ocasiones y "el enemigo utilizó este resquicio como una oportunidad para cometer su ataque terrorista".

Kabul ha sufrido varios ataques de gran envergadura en las últimas semanas, la mayoría atribuidos a los talibanes.

La semana pasada la red de ONGs Watchlist informó en la ONU de más de 240 ataques entre 2015 y 2016 contra instalaciones médicas y personal sanitario en el país asiático, la mayoría por parte de los talibanes y 35 de ellos perpetrados por las tropas afganas.

En medio de un repunte general de la violencia, el conflicto que vive Afganistán se cobró la vida de 3.500 civiles el año pasado, de acuerdo con la misión de la ONU en Afganistán (UNAMA).