Descubiertos dos yacimientos arqueológicos en Agaete y Telde

26/01/2009

Las recientes lluvias que han caído en Gran Canaria han dejado al descubierto en las últimas horas dos yacimientos arqueológicos en Agaete y Telde, de los que no se tenía noticia. En concreto, en Agaete se ha descubierto un enterramiento de un aborigen y en Telde una cueva prehispánica excavada en toba volcánica con "gran cantidad de material", anuncia el Cabildo en un comunicado.

El descubrimiento fortuito de los dos nuevos enclaves se puso en conocimiento de los técnicos del área de Patrimonio del Cabildo de Gran Canaria, que aseguran en el escrito "que ha reaccionado de manera inmediata para garantizar la conservación de los restos".

El primer hallazgo se produjo en el día de ayer en el Roque Antigafo, muy cerca del Puerto de Las Nieves. En una zona catalogada como de alto interés arqueológico, las lluvias de los últimos días han provocado una pequeña escorrentía de agua que ha dejado al descubierto un enterramiento que, con casi toda seguridad, es de época prehispánica. Los restos corresponden a un individuo adulto, probablemente un varón.

El área de Patrimonio del Cabildo de Gran Canaria se encargará y financiará una excavación de este enterramiento y su contexto inmediato para conocer si se trata de una inhumación aislada o si, por el contrario, es parte de una nueva necrópolis prehispánica. El Roque Antigafo forma parte de las zonas catalogadas por la Carta Arqueológica del Municipio de Agaete, por lo que este hallazgo viene a completar la información de una de las zonas con mayor potencialidad del norte de la Isla.

Por otro lado, un desmonte de tierras en una finca del lugar conocido como Hoya de San Pedro, en Telde, dejó al descubierto una cueva excavada en la toba volcánica que los técnicos de la institución insular han identificado como un espacio de habitación de los primeros habitantes de la isla de Gran Canaria. En la cueva se ha encontrado gran cantidad de material de superficie como instrumentos líticos, fragmentos cerámicos, molinos y abundantes restos de fauna marina.

Según destacan los técnicos del área, esta zona de Telde es muy rica en restos arqueológicos. Este yacimiento quedó afectado por los trabajos de acondicionamiento agrícola que se produjeron a inicios del siglo XIX para aumentar la superficie útil de cultivo de la zona, por lo que no se descarta que en las áreas colindantes a esta cueva artificial, que ocupa lo que fue una antigua cornisa de material volcánico, aparezcan otras cavidades análogas.

Este yacimiento está muy cerca de los ya documentados de Caserones, Portichuelo y San Francisco, por lo que es probable que este nuevo enclave forme parte del antiguo poblado de Telde, que ocupaba ambas márgenes del barranco en las inmediaciones del actual Puente de los Siete Ojos. En cualquier caso, desde la Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico y Cultural del Cabildo de Gran Canaria se "tomarán las medidas pertinentes para la protección y estudio de los restos encontrados".